::::

sábado, marzo 31, 2007

Opinión - Cecilia Marquez

La ciencia de legislar

La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda
François Marie Arouet Voltaire

Yo quería ver a Javier Bardem, pero no llegó, fue un alarde publicitario para que el “puño” de admiradoras de este actor español cooperáramos con la noble causa de los niños con cáncer del Hospital Civil de Guadalajara. Soportamos varios muy malos documentales en video proyectados en la pantalla del teatro Diana. Pero Bardem nunca se dignó a aparecer.

Fue un artimaña de la mercadotecnia como la que ahora usan algunos organismos falsos defensores de la vida. La publicidad que tiene a Chespirito afirmando que si su madre hubiera abortado él no hubiera creado al Chavo.

Aprovechándose de su fama para desinformar a la sociedad. Vestirse de héroe de pacotilla: un Chapulín Colorado que golpea con la ignorancia de su chipote chillón a millones de mexicanos que creen en él.

Es tan abominable como la pobre defensa de su postura que hacen los jerarcas de la Iglesia mexicana, partidos, instituciones privadas y organismos empresariales. Todos apostándole a una mojigatería que no aplican en la práctica.

Con investidura religiosa pretenden presionar a los diputados y senadores que tienen en discusión de ley la despenalización a las mujeres que deciden abortar en los primeros días de fecundación. De nuevo usan el miedo de levantamiento y el derramamiento de sangre. ¡Qué poco creativos! ¿No se saben otra? Ese coco ya lo usaron.

Quieren aplicar creencias personales como políticas de gobierno y de Estado. Con el perdón a estos ignorantes, así no se puede legislar: con dogmas contradictorios. Señores legisladores, ¿por qué no elevan la discusión al nivel que se merece? Al de la ciencia, y lo alejan de purgas en el infierno. Fuera de fanatismos que destruyen el crecimiento democrático y lo acercan a épocas de Inquisición.

Que hablen los científicos quienes a pesar de los pocos apoyos para su desarrollo de investigación y academia en este país, han logrado avances con relevancia e impacto internacional. Señores senadores, diputados federales y estatales, no son sabe-lo-todos y todo poderosos; escuchen a la ciencia médica. Decreten un pueblo alejado de la ignorancia y regido por los principios del conocimiento y la ciencia.

Antes de opinar sobre esta ley, leámosla, no nos dejemos engatusar por estrategias promocionales que lo único que buscan es desinformar sobre la verdadera trascendencia: tener un real estado de derecho, fundamentado en el respeto a la ley. Ésa es la verdadera ciencia.

marquez_cecilia@hotmail.com

No hay comentarios.:

radioamloTV