::::

jueves, marzo 27, 2008

Opinión - Juan Gomez Partida

Agora

¿Y los liberales?

Jornada Jalisco

¿Qué debe hacer un gobierno con 90 millones de pesos? Muchísimo. Un paso a desnivel en toda forma. Cubrir el presupuesto anual que ejercen al menos 40 ayuntamientos –cada uno por separado, por supuesto– en todo Jalisco que no tienen esa cantidad para utilizarla en su labor administrativa. Arreglar muchos kilómetros en varias de las destrozadas carreteras estatales, construir al menos 10 escuelas primarias en zonas donde hoy la demanda supera a la oferta, enviar a estudiar al extranjero a cientos de estudiantes destacados que terminaron su licenciatura, pagar indemnizaciones a cientos de damnificados por la contaminación del río Santiago, aumentar el presupuesto de Salud en las regiones más necesitadas, apoyar a productores del campo con mejores precios de garantía, meter redes de alcantarillado, de agua potable, poner piso y techo de cemento tal vez en miles de casas en la zona norte o en la zona sur donde los indígenas sufren su ancestral explotación. Y bueno, ya hasta en el límite del populismo, hasta hacer millonarios a 90 jaliscienses en una rifa entre los más pobres.

Lo que no se debe hacer es entregarlos a un clero católico enriquecido y soberbio, que además pide limosna con una mano mientras con la otra vende 118 mil nichos para que los fieles puedan descansar en el santuario de los cristeros y le regresen a las arcas de esos jerarcas católicos 3 mil millones de pesos, que superan en un 50 por ciento lo que costará la construcción total del faraónico mausoleo de opulencia, indignante ante la pobreza de un estado que como nunca sufre de un fanatismo gubernamental que debió quedar sepultado hace 70 años y hoy, ahora sí muy claro, renace de sus cenizas.

Jalisco es el botón de muestra de lo que el PAN está propiciando por todo el país. Desde la época prerrevolucionaria, nunca como ahora los obispos habían tenido tal poder y dinero a su disposición. En los hechos, la máxima de El Yunque, esa de extender el reino de (su) Dios en la tierra, se hace realidad a pasos agigantados, con un desprecio total por la ciudadanía que financia quiera o no el derroche que quieren descafeinar con eufemismos como el turismo religioso. Decir que se busca promover la presencia de visitantes construyendo un templo, podría hacer factible por ejemplo que el gobierno se pusiera a cofinanciar hoteles por todo el estado, porque es ahí donde se hospedarán. Si se quería apoyar, lo ideal habría sido destinar recursos hacia la infraestructura alterna al santuario, no al santuario mismo.

La amenaza es evidente y hoy más que nunca queda claro que la intención de los diputados a finales del año de sujetarle las manos al gobernador Emilio El Católico era justa. Salvo ellos, no era posible prever que el gobierno estatal fuera a destinar recursos para hacer regalos millonarios al Vaticano, a la Arquidiócesis de Guadalajara, a las rutas religiosas. Pero la oposición falló y las manos quedaron sueltas, y ahí están las consecuencias directas, lógicas, absurdas.

Lo peor de todo es que a nivel local y nacional, la fragmentación de los ¿liberales? en sus propias confrontaciones, hundidos en su caldo de cultivo, impide vislumbrar una oposición formal contra tanto abuso. Es más, ni siquiera se necesitaría ser liberal para defender lo que tanta sangre costó, la separación Iglesia-Estado. Es una estupidez perder el tiempo en estos tiempos en un debate superado desde el siglo XIX en nuestro país, pero sin embargo es necesario porque parece que a quienes mal dirigen el gobierno se les olvidó la historia por completo. Leer mas

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Peje en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV