::::

miércoles, marzo 26, 2008

Opinión - Jenaro Villamil

Testigos claves del caso Mouriño

proceso

México, D.F., 25 de marzo (apro).- Tres funcionarios de Pemex Refinación son claves para explicar el vertiginoso ascenso de la empresa Transportes Especializados Ivancar. Se tratan de los exgerentes de Transporte Terrestre, Irma Alejandra Rodríguez Baeza y Jesús Villarreal Gallegos, y del actual subgerente de Operación, Oswaldo Machado Martínez. La firma de cada uno de ellos aparece en los distintos contratos que, de diciembre de 2000 a junio de 2005, firmó la empresa donde figuró como apoderado el actual secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

De acuerdo con el expediente que hizo público el senador del PRD, Carlos Navarrete, estos tres funcionarios de la paraestatal fueron testigos del ascenso de una empresa que pasó de recibir contratos por 252 mil pesos, en noviembre de 2000, a tener un contrato multianual por casi 40 millones de pesos, en enero de 2005, y con vigencia hasta 2008.

Irma Alejandra Rodríguez Baeza autorizó la adjudicación directa para Ivancar, el 20 de diciembre de 2000 por un mínimo de 2 millones 750 mil pesos y un máximo de 6 millones 850 mil pesos. En este documento, con el folio GTT-0142-01/2001, Mouriño firma en su calidad de apoderado legal de la empresa, al mismo tiempo que fungía como presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

Por su parte, la firma de Jesús Villarreal Gallegos, sutituto de Rodríguez Baeza en la gerencia de Transporte Terrestre de Pemex Refinación, aparece en cuatro contratos exhibidos por el PRD: del 20 de diciembre de 2001, por un monto mínimo de 3 millones 143 mil pesos y un máximo de 7 millones 859 mil pesos; del 20 de diciembre de 2002, del 1 de septiembre de 2003 y del 29 de diciembre de 2003. En todos ellos, el monto mínimo fue de 3.3 millones y un máximo de 8.3 millones de pesos.

Mouriño firma en cada uno de ellos en su condición de “apoderado general”, a pesar de que era diputado federal, primero y luego funcionario de la Secretaría de Energía.

Villarreal Gallegos autorizó un convenio modificatorio, el GTT-00142-01-2PP/2003, del 1 de septiembre de 2003, para ampliarle las rutas de transporte a Ivancar. De acuerdo con el contrato, las ocho nuevas rutas para los autotanques de la empresa de Mouriño se basan en el plan piloto autorizado por el Consejo de Administración de Pemex Refinación que consideró “altamente rentables” las rutas de El Castillo-Guadalajara, Rosarito-Tijuana, Madero-Valles, Madero-Mante y Gómez Palacio-Durango.

La empresa Transportes Unidos demandó a Villarreal Gallegos ante el órgano de control interno de Pemex Refinación. Lo acusaron de violar el convenio de carga para 2003. La Secretaría de la Función Pública inició una investigación en contra de este funcionario que firmó más de 150 contratos por año con las empresas transportistas al servicio de Pemex Refinación entre 2003 y 2004.

Villarreal obtuvo una suspensión de un juez federal ante la posible inhabilitación y desde abril de 2007 se desempeñó como consultor en la coordinación técnica de la Secretaría de Seguridad Pública, del Distrito Federal, bajo las órdenes de Joel Ortega.

Ante el escándalo desatado en torno a los contratos, Ortega le pidió el viernes 14 de marzo la renuncia a Villarreal, con el objetivo de facilitar los trabajos de investigación de la PGR y de la Secretaría de la Función Pública en torno a los contratos de Ivancar. El jefe de la policía capitalina afirmó que la renuncia de este funcionario le parecía “saludable” y aclaró que en la SSP sólo desempeñaba labores de carácter técnico. Leer mas

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Peje en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV