::::

jueves, marzo 27, 2008

Correo Ilustrado - La Jornada Jalisco

La reciente donacion de 90 millones de pesos del erario publico por parte de Emilio Gonzalez (catolico ferviente y devoto) gobernador de Jalisco ha levantado revuelo., de la seccion Correo Ilustrado, de la Jornada Jalisco, tomamos una de ellas:

Le indigna la conducta pública del gobernador Emilio González

Señor Director: Al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios. El gobernador panista de Jalisco. Emilio González Márquez (denunciado como miembro de El Yunque). acaba de anunciar que regalará 90 millones de pesos del erario público al cardenal Juan Sandoval Iñiguez, dizque para “ayudar” a que termine el Santuario de los Mártires en el área metropolitana de Guadalajara.

También hace poco le regaló al cardenal Sandoval (Banco Diocesano de “Alimentos”) 15 millones de pesos y a Televisa 67 millones de pesos. ¿Ingeniería inversa? Corrupción a la inversa. Por si fuera poco, dice que el Andador del Peregrino recibirá otros 31 millones.

Quizá el cínico gobernador panista de Jalisco, Emilio González Márquez, ignora muchas cosas; quizá tiene Alzheimer o quizá simplemente es cómplice en actos de saqueo del erario público jalisciense; deberíamos recordarle algunas “cositas” a propósito de regalar el dinero de los jaliscienses a la Iglesia católica que regentea el cardenal Sandoval con toda la opacidad imaginable:

¿Por qué el erario público jalisciense debe pagar las muchas y multimillonarias demandas (más de 43 millones de pesos + los intereses acumulados + las costas legales) contra el Arzobispado de Guadalajara interpuestas por constructores a los que no pagó el cardenal Sandoval al inicio de la construcción de dicho santuario?

¿Dónde están los millones que al parecer se “voló” el escurridizo monseñor Oscar Sánchez Barba, que misteriosamente fue removido del “cargo” y enviado a alguna parte lejana y secreta del universo sin rendir cuentas a los católicos?

Es sabido y reconocido que las finanzas de la Iglesia católica son manejadas de forma opaca, oculta, igual que el narcotráfico, la mafia, etcétera. En términos generales, desde hace milenios, la Iglesia católica jamás ha pagado impuestos. Es la gran evasora mundial de impuestos. Se supone que el Vaticano recibe anualmente miles de millones de dólares de sus “gerentes” (cardenales, arzobispos, etcétera) estratégicamente colocados en casi todos los países.

Las hipócritas y obscuras finanzas de la Iglesia católica dejan muchísimo qué desear, siempre se le ha señalado por propios y extraños (católicos y no católicos) por sus torcidas formas de manejar el dinero de los fieles: sus vínculos con la delincuencia organizada y sus inmorales conductas contrarias a los verdaderos preceptos cristianos.

Recordemos el escándalo del Banco Ambrosiano: más de mil 400 millones de dólares (de 1981) se “desaparecieron” por obra de sus propios cardenales miembros de la Logia Masónica Propaganda Dos. Hasta un Papa murió misteriosamente (envenenado) por investigar el caso y jamás se permitió su autopsia.

Desde tiempos inmemoriales la Iglesia católica esconde mañosamente un gran secreto: el destino y monto de sus estados financieros. De acuerdo con información de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), tan sólo tres arquidiócesis mexicanas tienen estos ingresos regulares:

• La Arquidiócesis de México –encabezada por el cardenal Norberto Rivera– realiza al año 144 mil 665 bautizos y 21 mil 695 matrimonios. Eso significa que, en promedio, recauda sólo por concepto de bautizos 50.6 millones de pesos (a un costo de 350 pesos cada uno) y por matrimonios 76.8 millones (a un costo promedio unitario de 3 mil 500 pesos).

• Por su parte, la Arquidiócesis de Guadalajara –al mando de Juan Sandoval Iñiguez– recibiría 34 millones de pesos (de 97 mil 164 bautizos) y 68.6 millones (por 19 mil 607 matrimonios).

• Finalmente, la Arquidiócesis de Monterrey –operada por el arzobispo Francisco Robles– obtendría en 365 días más de 34.9 millones de pesos (99 mil 731 bautizos) y 45.2 millones (12 mil 924 matrimonios).

Aquí no entran las “limosnas” diarias de los fieles que visitan los miles de templos cada día.

Y eso sin contar las jugosas narcolimosnas, reconocidas por la propia Iglesia. Y sin contar también con los ingresos derivados de instituciones llamadas de paraiglesia (¿paraestatales católicas?) como son colegios, universidades, estaciones de radio, imprentas, negocios de “arte sacro”, imágenes, etcétera.

Y sin contar además el dizque “turismo religioso”, que sólo beneficia a la propia Iglesia (sus dirigentes): por ejemplo, botellas de agua dizque bendita a 15 pesos en la Catedral de Celaya (pecado de Simonia).

Y también las carretadas de dinero que recibe como efecto secundario derivado de las “peregrinaciones” públicas dizque de “fe”: Zapopan, Talpa, San Juan de los Lagos, cerro de la Campana, Capilla de Guadalupe, Semana Santa, etcétera. Todo sin pagar un centavo de impuestos y sí obligando al Estado a que les dé protección y asistencia: servicios médicos, servicio de aseo y limpieza, seguridad, vialidad, entre otros.

Muchos católicos de buena fe deberían saber que el Vaticano “invierte” las limosnas y diversos ingresos participando activamente en la operación de casinos a nivel mundial junto con sus “socios” mafiosos de la delincuencia organizada. Aquí en México hay que recordar la “conexión” Guardia-Sandoval. En 2003 el cardenal Sandoval fue señalado por “lavado de dinero”; se movieron todos los hilos posibles para demostrar su “inocencia”; hasta usaron al jefe regional del FBI en El Paso, Texas, Hardrick Crawford Jr, quien al final fue corrido del FBI y apenas acaba de salir de la cárcel en 2007; todo por salir en defensa pública del cardenal Sandoval junto con José María Guardia.

• Todavía no olvidamos la fotografía del cardenal Sandoval junto con narcotraficantes (8 de abril de 1996) a los que fue a bendecirles sus negocios aquí en Guadalajara.

• Y todavía está sin esclarecer plenamente una de las vertientes sobre el mismo tema [complicidad en el narcotráfico] en la ejecución del cardenal Posadas.

Quedan dos caminos a seguir por los jaliscienses:

1.- El gobernador Emilio González Márquez debe ser llevado a juicio y removido del cargo.

2.- Jamás se debe volver a votar por el PAN en Jalisco.

El gobernador Emilio González Márquez y el PAN tienen que pagar el precio por saquear a Jalisco.

Desde 1917 la Iglesia católica mexicana ha cabildeado subterráneamente en la elaboración de leyes fiscales para evadir impuestos de tal forma que para la Ley del Impuesto sobre la Renta “las iglesias son personas morales con fines no lucrativos”.

Pero de hecho, en verdad, la Iglesia católica sí lucra con todo. Lucra con la “prestación de sus servicios”, desde que un católico nace hasta que muere le cobran por todo: bautismo, confirmación, primera comunión, quince años, graduación, matrimonio, santos óleos, defunción, misas postmortem para “ayudar” a sacarlo del Purgatorio, etcétera. Cristo jamás cobró nada.

Pedro Igartúa

Notas relacionadas

- Anuncia Emilio González 90 mdp más para la Ruta del Peregrino

- Grave retroceso, la donación de 90 mdp que Emilio hizo a la Iglesia, advierte Raúl Vargas

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Peje en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV