::::

lunes, marzo 31, 2008

Opinión - Alfredo Sanchez

Dinero ajeno

Publico

Muchas han sido las indignaciones manifestadas con motivo de la ideota de nuestro gobernador de disponer impunemente, una vez más, del dinero que no es suyo. No ha habido desperdicio en los filones informativos al respecto:

1. En los planes estatales nunca se mencionó el asunto, pero ahora resulta que los beneficios que el Suntuario de los mártires aportará en el futuro son grandiosos.

2. La revista Quien presenta los adentros de la mansión del cardenal Sandoval, donde conviven con él, bajo su alberca techada, sus múltiples mascotas: cinco perros, tres pavos reales, tres loros, una gallina, un gallo y hasta un chango. Todo un homenaje al voto de pobreza.

3. El titular de la Dirección General de Asociaciones Religiosas de la Segob, Salvador Beltrán, aseguró que el Gobierno de Jalisco sí violó el estado laico, pero Ana Teresa Aranda, subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos, lo contradijo.

4. Carlos Monsiváis en Proceso nos presenta un retrato de esta funcionaria: apoyadora de Provida, relacionada con el Yunque y vinculada con la jerarquía católica.

5. Varios ciudadanos —artistas entre ellos— presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por considerar un abuso de autoridad lo hecho por González Márquez.

6. Las secciones de cartas de los periódicos y las columnas editoriales muestran, como pocas veces, la animadversión que ha provocado la macrolimosna de Emilio, pero el gobierno y sus diputados lo desestiman: dicen que es una minoría la que se opone y se molesta.

A propósito del argumento de que los millones se recuperarán con creces gracias al “turismo religioso”, recordé El baño del Papa, película uruguaya basada en un hecho real: un pueblito muy pobre será visitado por Juan Pablo II. Los habitantes creen que con la visita llegarán miles de peregrinos que serán “una oportunidad de negocio”. Todos se endeudan, venden sus escasas propiedades, compran comida en cantidades inverosímiles para vender a los supuestos viajeros y hay hasta quien construye un excusado público para atender las necesidades fecales de los feligreses. Todos sueñan con salir así de la miseria. Al final, el Papa llega, dice un discurso no mayor de diez minutos, los peregrinos no llegan en las cantidades esperadas y los pobres se quedan más miserables que antes.

asangu@gmail.com

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Peje en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV