::::

domingo, agosto 09, 2009

La Villa Panamericana: ¿amenaza o chantaje?

Imagen de Archivo Foto: César Huerta/Extensión Medios

Jorge Gómez Naredo

La Jornada Jalisco

¿Amenaza? ¿Chantaje? El jueves pasado, el gobernador de Jalisco declaró: “Si no se aprueba el crédito para la villa, no va a haber villa y no va a haber [Juegos] Panamericanos, es así de fácil”. ¿Qué significan las palabras de Emilio González Márquez?, ¿a quién o a quiénes van dirigidas?, ¿acaso a los tapatíos en su conjunto?, ¿o solamente al PRI, el partido con mayor oposición en el cabildo de Guadalajara?, ¿qué significan realmente las palabras del gobernador?: ¿Amenaza? ¿Chantaje?

La construcción de la Villa Panamericana se ha vuelto una imbricada enredadera donde todos es caos. Que sí; que no; que en el Parque Morelos; que mejor en otro lado; que en otros lados es inviable; que en el Parque Morelos o cambian de sede los Juegos; que mil millones de pesos para la construcción; que quizá un poco menos; que los constructores (la iniciativa privada) le entran, pero sin dinero; que el ayuntamiento paga todo (con el erario, claro está); que el PRI se la piensa y dice no; que el PRD ya no sabe ni lo que piensa ni lo que dice; que el “gobierno” (es difícil nombrar así a eso que encabeza Felipe Calderón) federal no tiene peculio y sólo apoya de manera moral (y “solidariamente”) a los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2001; que los del PAN se enojan; que los del PRI también; que son estrategias de estadistas en busca de gubernaturas; que son estrategias de un partido perdedor deseando venganza; que se carece de estrategias; que se habla con el hígado; que no hay nada claro. Sí, la construcción de la Villa Panamericana se ha vuelto un lío, un laberinto que parece llevar a ningún lugar.

La administración de Alfonso Petersen Farah ha sido errática en lo relativo a la construcción de la Villa Panamericana (y en muchos otros asuntos). Desde que se elaboró el proyecto para edificarla en las inmediaciones del Parque Morelos todo estuvo destinado al fracaso. Los vecinos se opusieron. Y lo hicieron con dignidad. Dijeron no. Resistieron, se organizaron, se movilizaron. Y siempre la respuesta de las autoridades fue de insensibilidad, de desdén hacia unos “pocos opositores”. La lucha prosiguió, no sin problemas: a unos engañaron, a otros amenazaron e instigaron, hubo los que vieron todo perdido y cedieron. A principios de 2008 los vecinos continuaban protestando. Un 25 de febrero de dicho año, en la entrada del Ayuntamiento, justo cuando Alfonso Petersen llegó, los manifestantes mostraron una cartulina con un mensaje muy claro: “Si creen que todo está dicho, se equivocan, la lucha apenas inicia”. Sí, la villa estaba destinada al fracaso.

La insistencia en la construcción de la Villa Panamericana en el Parque Morelos no se entiende. ¿Por qué la tozudez?, ¿por qué la obstinación?, ¿por qué la terquedad? Desde un principio hubo rechazo, hubo copiosas críticas, hubo voces argumentando beneficios económicos, políticos, mediático y logísticos si la villa se construía en otra zona. Nada hizo cambiar de parecer a Petersen. Y fue entonces que llegó la “crisis financiera” (que según Felipe Calderón ha sido una “tormenta perfecta”). Todo se transformó. Los proyectos babilónicos mutaron, se quedaron en el olvido y sólo se obtuvo lo que se pudo: el plan elaborado por Bosco Arquitectos.

Alfonso Petersen Farah está obstinado en construir una villa en un lugar que no es idóneo. Ya ha invertido bastantes millones de pesos (del erario público, por supuesto) en ese elefante blanco que será la Villa Panamericana en el Parque Morelos. Y necesita más: quiere que el Ayuntamiento se endeude por mil millones de pesos. En eso González Márquez lo apoya, amenaza a los opositores y los chantajea: si no hay crédito, no hay villa, y si no hay villa, no hay Panamericanos. ¿Y qué pasa si no hay Juegos Panamericanos?

Carlos Andrade Garín, presidente del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y Apoyo a la Juventud (Code), mencionó el pasado jueves que la construcción de la villa Panamericana se estaba “politizando”. Pese a ello –dijo el funcionario– no hay vuelta atrás: los Juegos se celebrarán en Guadalajara, y la villa se hará. ¿Amenaza? ¿Chantaje?

¿Qué pasa si los Juegos Panamericanos de 2011, en lugar de efectuarse en Guadalajara, se llevan a cabo en otra sede?, ¿sería una pérdida millonaria para los tapatíos?, ¿se habrá malgastado todo lo que hasta ahora se ha invertido en infraestructura deportiva? La administración de Alfonso Petersen Farah (ahora apoyada por Emilio González Márquez) insiste en enredar más la organización de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011: ¿por qué no ceder y hacer, en algún otro lugar, la Villa Panamericana?, ¿por qué no incluso edificarla en otro municipio de la zona conurbada?, ¿por qué el empecinamiento en construir un edificio que está destinado a causar problemas en buena parte del Centro Histórico de la ciudad?, ¿por qué no admitir los errores y aceptar que se han gastado millones de pesos en banalidades y elucubraciones de obras faraónicas que no se erigirán?, ¿por qué no impedir que se siga dilapidando el dinero tan estúpidamente? Pero parece que no hay oídos: solamente amenazas. Y chantajes, por supuesto.

jorge_naredo@yahoo.com



::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2009::

1 comentario:

Panisquillos de segunda dijo...

las palabras "amenazantes" del adulterado politiquillo de Emilio van dirigidas al mentecata fracción de retrazados que están haciendo negocio con el dinero del pueblo...

las villas no se van a construír.... sus villas y sus chingaderas se iran por el caño

radioamloTV