::::

domingo, agosto 23, 2009

Juegos Panamericanos… ¿Y la gente?

Evento con empresarios para "vender" el proyecto de los Juegos Panamericanos Foto: César Huerta/Extensión Medios

Jorge Gómez Naredo

La Jornada Jalisco

La Villa, ¿se construirá?, ¿dónde?, ¿cuándo se concluirá? ¿O quizá todo se irá abajo y Guadalajara perderá la sede de los Juegos Panamericanos 2011? ¿Qué sucederá en esta novela de inversionistas y políticos enfurruñados, de errores y declaraciones grandilocuentes, de berrinches y lágrimas derramadas? ¿Qué será en realidad lo que pasará? Hasta ahora, nadie lo sabe: el cuento sigue y la trama de va complejizando, se hace más intrincada, más cargada de dosis de suspenso y asombro.

Guadalajara quería endeudarse. O mejor dicho: quienes gobiernan este municipio querían pedir un préstamo de mil millones de pesos para la construcción del inmueble que albergará a los atletas dentro de dos años (si es que se llegan a celebrar los Juegos Panamericanos en la capital de Jalisco). Alfonso Petersen Farah, alcalde de Guadalajara, trató de convencer a la oposición, de decirle: miren, miren, pongan atención, ganaremos dinero, perderemos nada y saldrá todo a la perfección. Pero los contrarios no le hicieron caso, no le creyeron. O más bien, no les convenía el negocio. Los tapatíos miraron nomás la discusión de lejos; algunos ni eso. Muchos ni la escucharon. Y es que arriba se pelean y se pelean, arriba se lanzan insultos, y abajo, nomás se ve u oye. O a veces ni eso.

¿De quiénes son los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011? Y es que los Juegos tienen dueño. O tienen dueños. ¿Quién o quiénes los consiguieron?, ¿quiénes los buscaron?, ¿todo nació del interés popular?, ¿hubo festejos cuando se le concedió la sede a Guadalajara?, ¿juegos pirotécnicos, gente en las calles bailando, feliz del logro? No. Nada de eso existió. Fue un proyecto de unos cuantos, un proyecto que se pensó (pecando de ingenuidad) en beneficio de la sociedad; pero a ésta, no se le tomó en cuenta. Ahora nos dicen que habrá más infraestructura deportiva, que los estadios de atletismo y de natación (próximo a construirse), serán modernos y ayudarán al desarrollo del deporte, y que Jalisco seguirá siendo campeón de las Olimpiadas Nacionales hasta que el mundo estalle y el universo desaparezca. O hasta que el país se venga abajo y las Olimpiadas Nacionales ya no existan. Eso nos dicen y eso nos repiten: que los Juegos son de todos los tapatíos. Vale la pena preguntarse, ¿y esto, es cierto?

Los Juegos Panamericanos darán proyección a Guadalajara, de ello no cabe ninguna duda. Pero una proyección limitada (incluso marginal), no tan amplia como unos Juegos Olímpicos. Atraerán turismo, y consumo, y habrá hoteles llenos, pero no cambiará la faz de esta ciudad ni hará menos pobres a los pobres. Sí, habrá más infraestructura deportiva, pero, ¿acaso no es labor de los distintos gobiernos dotar de espacios para el esparcimiento y el acondicionamiento físico a la población? Parecería que en Guadalajara (y en Jalisco en general), se quieren tener muchos atletas de alto rendimiento y no a una ciudadanía (es decir, a los muchos), activos deportivamente: ¿cuántos espacios se tienen por colonia para practicar deporte?, ¿cuántas unidades deportivas son manejadas por el estado y cuántas por la iniciativa privada?, ¿cuántas están abandonadas?, ¿cuándo habrá mayor número de espacios para que niños, jóvenes, adultos y ancianos practiquen algún deporte? Ganar las Olimpiadas Nacionales y ser sede de unos Juegos Panamericanos no indican que la población en general haga más deporte y tenga mayor contacto con zonas de esparcimiento. Sí, son logros (10 años de ser primeros en las Olimpiadas Nacionales), pero esos logros no forzosamente se transforma en mayores beneficios para toda la sociedad, para el pueblo.

¿Dónde está la ciudadanía en los Juegos Panamericanos 2011?, ¿dónde la discusión con vecinos, con organizaciones civiles?, ¿por qué el Ayuntamiento de Guadalajara (el grupo encabezado por Alfonso Petersen) no ha logrado entusiasmar a los tapatíos (y a los jaliscienses en general) con este evento deportivo?, ¿qué ha faltado? La gente: sí, la gente ha faltado. Los Juegos Panamericanos se han discutido arriba, se han ideado arriba, se han peleado arriba, ¿y abajo? Nada más se ven los manoteos, sólo se escuchan las algazaras y los llantos. O a veces ni eso.

Si los Juegos Panamericanos (que se están pagando con dinero público) no se acercan a la gente, no se discuten con la gente, están destinados al fracaso. Parece que ahora ya es demasiado tarde para decirle al pueblo que hay Juegos, y para preguntarle a la ciudadanía, y consultarla, y hablar con ella, sondearla, hacer un diálogo, ejercer el espíritu democrático. Sí, es demasiado tarde. Seguramente varios empresarios invertirán en la Villa, y el gobierno estatal impedirá la debacle. Incluso el gobierno federal puede (ya en el paroxismo) llegar y evitar la catástrofe. Pero se seguirá sin la gente. Como suelen hacerlo los de arriba, sean del PAN o del PRI. Y también del PRD.

jorge_naredo@yahoo.com

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2009::

No hay comentarios.:

radioamloTV