::::

miércoles, enero 14, 2009

FORO "CRISIS: MITOS Y VERDADES".

Por invitación del Movimiento de Solidaridad Iberoamericana MSIa (http://www.msia.org.br) el 8 de Diciembre pasado Mario Di Constanzo participó en una de las mesas que organizó el Foro "CRISE: RUMOS & VERDADES" (http://www.crise.pr.gov.br/modules/conteudo/conteudo.php?conteudo=7) efectuado en la ciudad de Curitiva, Paraná, en Brasil.

Además de esta exposición de nuestro Secretario de la Hacienda Pública del Gobierno Legítimo, en esos días se transmitió en la televisora estatal de esta ciudad, la película de Luis Mandoki "EL FRAUDE", la cual tuvo un gran éxito.


Les pongo en seguida la ponencia de Mario Di Constanzo.


Mario Alberto Di Costanzo Armenta
Secretario de la Hacienda Pública
Gobierno Legítimo
8 de Diciembre, 08

LA CRISIS FINANCIERA Y SU IMPACTO EN LA ECONOMIA MUNDIAL: EL CASO DE MÈXICO.
Durante los últimos meses mucho se ha comentado sobre la crisis financiera y su impacto en la economía del mundo. De hecho, cada día estamos más conscientes de que este fenómeno será largo, doloroso, y dañara a millones de familias, en especial a aquellas de menores ingresos.

Su origen lo podemos encontrar en la crisis inmobiliaria desatada desde hace más de un año en los Estados Unidos y su naturaleza, surge de la voracidad de las instituciones bancarias, que alimentadas por el neoliberalismo salvaje intentaron obtener “agua de las piedras”, para lo cual se diseñaron sofisticados mecanismos financieros que les permitieron otorgar créditos a personas que no podían cumplir con sus compromisos de pago.

Así, pues, todos estamos pagando las imprudencias y mala fe de muchos banqueros, supervisores y de todos los políticos que no quisieron o no pudieron ponerle un alto a la avaricia de algunos.

No cabe duda que en estos momentos sólo un mentiroso o un insensato, ignoraría las graves repercusiones que en materia de crecimiento, empleo, salarios, inflación y distribución del ingreso tendrá para las economías del mundo la crisis financiera originada en los Estados Unidos.
Sin embargo, los alcances de la crisis en cada país dependerán, en gran medida, de las condiciones estructurales de cada economía.

En el caso de México, desde la campaña presidencial de 2006, tanto Andrés Manuel López Obrador como su equipo de asesores económicos, advertimos sobre la fragilidad económica de los Estados Unidos y los impactos que podría tener sobre nuestra economía y sobre el resto del mundo.

Para nosotros estaba claro que debíamos trabajar desde el primer día para protegernos de las adversidades externas.

Por desgracia, esta situación se manifiesta ya con toda su crudeza y el gobierno mexicano, no ha tomado las medidas para hacerle frente.

Debe decirse que la implantación de la política neoliberal ha dejado a la economía mexicana muy expuesta a factores externos, que se han visto potenciados por las fallas estructurales que observa nuestra economía.

Esta sigue siendo, una de las razones por las que desde mediados del 2006 propusiéramos un cambio del modelo económico, para que se fortalecieran las actividades productivas, el mercado interno y la creación de empleos.

Sin embargo, al continuar la aplicación de la misma política económica e incluso profundizarse, nuestro país es ahora más vulnerable.

Debido a ello, al reventar la crisis hipotecaria en Estados Unidos y contagiar a los mercados internacionales nuestra economía se encuentra en un estancamiento de graves consecuencias para la mayoría de los mexicanos.

Por esta razón, hemos venido realizando recomendaciones a los encargados de la política económica para que se actuara con responsabilidad y urgencia, por el bien del interés nacional.

No obstante, se han desatendido nuestras propuestas. A grado tal que hace apenas algunas semanas autoridades mexicanas llegaron a decir que si en Estados Unidos les daba pulmonía, en México sólo nos provocaría una gripita.

Así, guiados por la inercia de la política neoliberal, han sido incapaces de impulsar un programa para reactivar la economía, crear empleos, fortalecer el campo y construir refinerías.

Por el contrario, han optado por aumentar los precios de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica; por ejemplo, al mes de noviembre del presente año, mientras que el precio de la gasolina en los Estados Unidos ha registrado una reducción del 37%, en México se ha incrementado 8.7%.

Es decir, que actualmente la gasolina en México es 21% más costosa que en el Estado Norteamericano de Texas.

Se ha mantenido la porosidad del sistema tributario y los privilegios fiscales para los grandes contribuyentes, a través de la existencia de regímenes fiscales especiales que erosionan los ingresos públicos.

Así durante 2006 y 2007, empresas como CEMEX, TELCEL, WALLMART, pagaron una tasa efectiva de impuesto sobre la renta, equivalente al 2% de sus ventas, mientras tanto los causantes cautivos, tributaron con el 28% de su ingreso y Pemex aportó al fisco el 75% de sus ventas.

Cabe decir que la aprobación de la mal llamada “reforma fiscal”, no soluciono este problema y la creación del Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU), golpea a pequeñas y medianas empresas y limita la generación de empleos.

No se ha hecho nada para lograr la autosuficiencia alimentaria y se ha continuado con el criterio de importar lo que consumimos. Se ha mantenido la protección a los monopolios, que cobran precios exagerados, afectando a consumidores y a empresas.

Y en vez de llevar a cabo un plan de austeridad que libere fondos para el desarrollo, entre 2006 y 2008 el gobierno mexicano ha incrementado el gasto corriente en 40 mil millones de dólares, despilfarrando para ello los excedentes petroleros.

Se ha perdido el tiempo. Se ha dejado de aprovechar la oportunidad de precios altos del petróleo, que difícilmente se volverá a presentar.

Y lo más lamentable: ahora nos impacta la crisis mundial con una economía muy debilitada y con la devaluación de nuestra moneda.

Este año, el crecimiento económico de México será de sólo 1.8%, es decir, el más bajo de todos los países de América Latina y el Caribe. Y las recientes estimaciones nos sitúan para el próximo año al borde de una recesión.

Hay pérdida de empleos, la tasa de desempleo (4.1%) es la más alta de los últimos 6 años.

El salario y los ingresos están resultando insuficientes ante la carestía, mientras que durante los 2 últimos años el salario ha registrado un incremento acumulado de 8%, productos de consumo básico para los mexicanos, como el frijol, la lenteja y el huevo, han registrado incrementos de más del 100%, la pérdida del poder adquisitivo del salario se estima en 70%.

La cartera vencida de los deudores, tan sólo en el renglón de las tarjetas de crédito, asciende a casi 2 mil millones de dólares, y continúa creciendo, esta cifra ya resulta 200% superior a la registrada en diciembre de 1997, cuando quebró la banca en México.

Esto quiere decir que más de 1 millón 440 mil personas, se encuentran con problemas para pagar sus tarjetas de crédito, las cuales entre comisiones e intereses, generan un Costo Anual Total para los tarjeta habientes de 70% en promedio.

Lo anterior se explica en buena medida, por el deterioro del ambiente económico, pero también por el alto costo de los servicios bancarios del país, a manera de ejemplo mientras que BBVA la tasa de interés total de una tarjeta de crédito emitida en México es del 80%, en España es de sólo 25%.

Esto se debe a la concentración de las actividades bancarias, en tres instituciones; Banamex-City, BBVA-Bancomer y HSBC, que ha permitido que la banca en México opere como un gran oligopolio.

Los bancos han reducido sus créditos. Las tiendas departamentales están bajando sus ventas y la industria de la construcción no está creciendo.

La recesión en Estados Unidos ha reducido el monto de las remesas que envían al país los trabajadores mexicanos que trabajan en el extranjero y muchos de ellos empiezan a regresar a México, ante la falta de empleo en la Unión Americana. Estas remesas constituyen la segunda fuente de ingreso de dólares al país. (20,000 mdd).

Está cayendo la producción. Son menores las exportaciones. Y han bajado los niveles de ocupación en los destinos turísticos. Se ha reducido considerablemente el crédito internacional para proyectos de inversión.

La caída en la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex), ocasionada por su mal manejo y la baja en los precios del petróleo, ha incrementado el déficit de la balanza de pagos.

De esta manera, sin considerar las exportaciones del petróleo, el déficit comercial que en 2000 fue de 14 mil 149 millones de dólares pasó en 2007 a 53 mil 92 millones de dólares y en 2008, según proyecciones, será de 68 mil 374 millones de dólares; es decir, crecerá aproximadamente 15 mil millones de dólares en un año.

Es importante señalar que el 86% de este incremento se debe a la creciente compra en el extranjero de alimentos y petrolíferos, principalmente gasolinas.

Aún así, el gobierno se ha negado a construir nuevas refinerías y ha desatendido a los productores del campo para lograr la autosuficiencia alimentaria.

Cada día, nos acercamos más a una gran crisis de balanza de pagos.

El tipo de cambio se ha devaluado en 30% y lo único que hasta ahora ha hecho el gobierno es utilizar 15 mil millones de dólares de nuestras reservas internacionales, para apoyar a las grandes empresas.

Ello a pesar de que debido a la crisis financiera , a los malos manejos de las Administradoras de Fondos de Pensiones y, a las altas comisiones que cobran estas operadoras privadas, durante lo que va de este año se han esfumado 5 mil 300 millones de dólares de los ahorros de los trabajadores.

Ante este adverso panorama, resulta claro que el gobierno mexicano ha reaccionado de manera tardía para atemperar los efectos de la crisis económica de mundial. Y que su propuesta no resolverá los graves problemas del país, por lo que resulta altamente insuficiente.

Por ello recientemente propusimos al Congreso un Plan de Acción que incluyera los siguientes objetivos:

1. Frenar la pérdida del poder adquisitivo del salario, y de los ingresos de la población en general, mediante el congelamiento de precios en alimentos, impuestos y servicios; y con la reducción de los precios de las gasolinas, diesel, gas y la electricidad, para mejorar la competitividad de la industria, dar alivio a los consumidores y reducir la presión inflacionaria.

2. Aumentar el presupuesto destinado al campo; que se establezcan precios de garantía y subsidios al fertilizante y a otros insumos, con el propósito de reducir las importaciones de alimentos; evitar más aumentos en los precios; mejorar la economía de campesinos y productores, y atemperar el fenómeno migratorio.

3. Construir tres refinerías para dejar de comprar las gasolinas en el extranjero y reducir las importaciones de este hidrocarburo, que ya se acercan a 50% de lo que consumimos. Esto permitiría dar valor agregado al petróleo crudo, generando empleos y ahorrando divisas.

4. Llevar a cabo un programa de construcción de obras públicas, para reactivar la economía y generar empleos; de manera particular, que se atienda la falta de servicios públicos y de vivienda, en beneficio de la gente pobre de los centros urbanos, las zonas rurales y las ciudades fronterizas.

5. Considerar el gasto destinado a la juventud como una inversión social; otorgar becas a todos los estudiantes del país, como ya se hace en la capital mexicana, el Distrito Federal; aumentar el presupuesto para las universidades públicas, a fin de incrementar la matricula, para resolver el problema de miles de jóvenes que son rechazados.

6. Establecer el Estado de Bienestar, con la puesta en marcha de programas de apoyo directo a personas con discapacidad, becas para madres solteras, atención médica y medicamentos gratuitos para aquellos que no cuentan con seguridad social; y aplicar en todo el país, la pensión alimentaria para todos los adultos mayores de 65 años, cuando menos, en regiones indígenas y en las zonas de mayor pobreza del campo y la ciudad.

7. Atender la pérdida del ahorro de los trabajadores, estableciendo un seguro de depósito para sus ahorros.

8. Otorgar financiamiento con bajas tasas de interés a pequeñas y medianas empresas y comercios, condicionados a que no se despidan a trabajadores.

Ante este negro panorama, debemos de considerar que aún y con los millonarios recursos destinados al rescate de las grandes instituciones financieras, pasarán muchos, muchos meses antes de que la situación vuelva a ser normal.

Así, resulta claro que la crisis financiera no sólo debe entenderse como la quiebra de Morgan Stanley, o de AIG, o de Lehman Brothers, o como un problema de deudores.

Más bien, lo que sucede en el mundo es la falla absoluta del sistema financiero y sus reglas de operación, supervisión y transparencia. Es la crisis de un modelo basado en la especulación financiera, en la acumulación de capital y en el consumismo.

Ese modelo que siempre quiso creer firmemente en “la mano invisible” llamada mercado y sus reglas del juego.

Por ello, la solución de fondo no podrá surgir de las herramientas concebidas por el mercado, ni tampoco lo será el destinar miles de millones de dólares al rescate de grandes instituciones o empresas.

Las circunstancias nos obligan a reflexionar, ya que tenemos que trabajar en nuevas reglas del juego, con nuevos objetivos, con límites y castigos a la especulación y la acumulación indiscriminada de riqueza. Con mejores esquemas de supervisión y rendición de cuentas. Con mayor información. Con una verdadera rectoría del Estado, que es, sin duda, quien debe ser el garante del interés público y del bien común.

Pero también, la solución tiene que responder a la economía real y al bienestar de la gente. Ahora más que nunca, el Estado debe utilizar todas las herramientas de las que disponga para evitar que la crisis mundial genere más pobreza y desigualdad. Si se rescata a los ricos, se tiene que rescatar a los pobres.

Para ello debe revisarse la política del gasto público, para que privilegie el desarrollo de infraestructura social, productiva, y el Estado de Bienestar por encima del gasto suntuario. No puede seguir existiendo el gobierno rico y el pueblo pobre.

Los países deben recobrar el absoluto control de sus recursos naturales y energéticos, para aprovechar el valor agregado en la cadena de producción.

Están obligados a fortalecer sus mercados internos, mediante el combate frontal a los monopolios y a los regímenes tributarios que permiten a las grandes corporaciones eludir impuestos.

Se debe consagrar la seguridad y la autosuficiencia alimentaria en todas las naciones del mundo. Para ello deben garantizarse recursos suficientes al desarrollo agrícola.

En suma: la solución debe llevarnos a una nueva arquitectura financiera mundial, basada en la producción y la competitividad, y no simplemente en la especulación.


Señoras y Señores:

No hay duda de que las leyes, reglas del juego e instituciones que definen al sistema financiero mundial cambiarán drásticamente. Los Gobiernos adoptarán regulaciones y controles más estrictos sobre las actividades financieras.

Sin embargo todo esto, no hará desaparecer la especulación financiera: la cambiará y la hará más compleja, lo que a su vez aumentará las ganancias de quienes sepan cómo hacerla o tengan buenos amigos en los Gobiernos y entes reguladores.

Es un hecho, que todos los sistemas son una combinación de mercado y Estado,

Así, debemos de reconocer que también ha fallado el Estado al protegernos, contra la carestía de la vida, contra la desigualdad y la pobreza.

La corrupción, el tráfico de influencias, la avaricia y falta de compromiso social de muchos gobernantes, son factores que tienen que ser atendidos de manera urgente.

No basta con regular al mercado, tampoco el intervencionismo absoluto corregirá las cosas, se requiere también de un cambio de actitud tanto de los actores del mercado, como del Estado.

Al final, todo esto, no debe ser tratado como un juego de buenos y malos, ya que todos, absolutamente todos, tenemos la profunda obligación de erradicar la pobreza y la desigualdad en el mundo.

Muchas Gracias.

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

1 comentario:

Anónimo dijo...

Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!

radioamloTV