::::

jueves, noviembre 30, 2006

Opinión - Ruben Martín

Fox, amasiato con las tepocatas

Ruben Martín - Publico - 30/11/06

Una de las mejores imágenes captadas durante la campaña en la que Vicente Fox buscaba la presidencia de la república fue tomada en Guadalajara, durante el mitin de cierre de campaña, el 25 de junio del 2000. Miles de personas acudieron entusiastas al llamado panista para ver a su candidato en La Paz y 16 de Septiembre. Ahí en los templetes especiales que se mandaba construir para cada mitin (por sugerencia de los expertos en marketing), Fox se desplazaba, como estrella del espectáculo, en una plataforma de madera por encima de la gente.

En el límite de la plataforma los organizadores le pusieron un ataúd de cartón a Fox, quien ni tardo ni perezoso, pegó una tremenda patada a la caja para enviarla abajo del escenario. La extraordinaria imagen fue capturada por Marco Aurelio Vargas.

La foto captaba todo el sentido que Fox le imprimió a su campaña. Moler a patadas, con sus enormes botas de ranchero, a las tepocatas, víboras prietas, alacranes y demás alimañas priistas. En cada uno de sus mítines, en reuniones cerradas con empresarios y ante los medios que cubrían su campaña, Fox remachaba que el éxito del país dependía de la salida de la corrupta clase política priista del poder y la llegada de una nueva clase política, con valores distintos. Por eso había que aplastar a las alimañas priistas, sacarlas a patadas de Los Pinos.

Y bueno, la sociedad compró la oferta electoral foxista, harta como estaba de las corruptelas priistas.

Y ¿qué quedó de todo ese montaje? ¿De todo ese despliegue histriónico del candidato foxista? Puras patrañas, pura mentira. Si nos atenemos a los hechos, resulta que los políticos priistas no eran corruptos, y que todas las denuncias en su contra eran mentiras. Así lo indicarían los nulos resultados de Fox en materia de corrupción. Ningún pez gordo atrapado en las purificadoras redes foxistas.

Por supuesto que los mexicanos no nos chupamos el dedo, sabemos que no es así, sabemos que sí hubo corrupción y que por fraude, desvío de recursos o enriquecimiento ilícito, deberían estar tras las rejas varios políticos, entre ellos Carlos Salinas de Gortari y muchos personajes que se movieron a su amparo. Pero en lugar de cumplir con lo que prometió en campaña, Fox no sólo no aplastó a las alimañas y tepocatas, sino que convivió y estableció una especie de amasiato con los personajes de la corrupta clase política.

Ahí está la relación política íntima que estableció con Elba Esther Gordillo, la dirigente que maneja el sindicado de maestros. Ahí está la relación de alianza entre grupos políticos que Fox estableció con Carlos Salinas. Confirmación de este amasiato es la reunión en casa de Salinas en 2002 para buscar negociar la reforma fiscal, reunión inicialmente desmentida por Fox, y posteriormente confirmada por Salinas (La Jornada, 26 de septiembre 2005).

El infame legado de Fox alcanza el resto de las áreas de la vida de los mexicanos. Socialmente deja un país más endeudado, con más deterioro ambiental y con focos de irritación e insubordinación social en diversos puntos del país.

Pero si hubiera que sintetizar, todo el legado foxista podría resumirse en que logró hacer más difícil la vida diaria para la mayoría de los mexicanos, mientras convirtió a México en uno de los países más prósperos para las ganancias de los inversionistas.

Un ejemplo. Tanto la Comisión Federal de Competencia como el Banco Mundial denunciaron que México tiene el sistema de ahorro para el retiro más voraz del mundo. Desde que las afores fueron creadas en 1997, “los rendimientos anuales de las cuentas individuales fueron prácticamente nulos en términos reales”.

A cambio, los administradores de los ahorros de la clase trabajadora mexicana obtuvieron extraordinarias ganancias.

Del otro lado, la mayoría de los mexicanos viven en 2006 peor que en 2000. Cuando Fox llegó al poder, se requerían 37 horas para comprar la canasta básica, ahora se requieren diez horas más. Para vivir, la gente necesita trabajar más y en condiciones más difíciles debido a la flexibilidad laboral impuesta por los patrones y tolerada por el gobierno foxista.

Qué bueno que hoy es el último día de un gobierno tan infame para la mayoría de los mexicanos.

------------------------------------------------------
Dia con dia queda claro: quienes alaban esta democracia simulada son como los tontos que nunca han visto a Dios y ante cualquiera se hincan. Rayuela, Jornada Jalisco 13Nov06

No hay comentarios.:

radioamloTV