::::

lunes, marzo 16, 2009

JORGE GÓMEZ NAREDO Medios de comunicación alternativos: perspectivas

Foto: Cesar Huerta/Extensión Medios


El Occidental
12 de marzo de 2009

Hace algunos años (cosa de diez), casi nadie tenía una cuenta de correo electrónico, eran pocos los hogares que contrataban a un proveedor de internet; y si lo hacían, la velocidad era lenta y vía telefónica. No se escuchaba hablar de blogs ni de páginas web, y la mayoría de las empresas poco se interesaban por la internet como medio para publicitarse. Hoy la situación ha cambiado, o al menos ha cambiado en ciertas áreas geográfico-económicas del mundo.

En México no todos tienen acceso a internet desde su hogar. Se precisa una computadora y pagar mensualmente una cuota para acceder a este medio; sin embargo, el crecimiento ha sido muy rápido y muy amplio y miles de personas tiene acceso a internet desde su propia casa; ya hay millones de usuarios que lo hacen desde algún "ciber".

Internet es un mundo de información, se puede encontrar de todo: desde la noticia que acaba de suceder en algún lugar del mundo hasta el video del vecino donde aparece jugando con sus perros. Sí, es una cantidad de información inimaginable. Y tiene sus pros y sus contras, sus ventajas y sus desventajas. Sirve para promocionar una empresa, para transmitir eventos culturales, para comunicar cuestiones personales, para "publicar" poemas, en fin, tiene una cantidad incontable de formas de utilizar.

La mayoría de los periódicos de cualquier país tiene sus páginas donde constantemente actualizan información. Algunas televisoras incluso trasmiten desde este medio. Las radiodifusoras, en su mayoría, ponen reproductores de sus emisiones en vivo (y de programas anteriores) en sus páginas electrónicas. Sin duda, la internet es un medio de comunicación que abarca texto, sonido e imagen: todo junto. Sus potencialidades son incontables.

Esto ha posibilitado que personas o colectivos pequeños, sin grandes capitales pero con muchas esperanzas, puedan hacer de su medio de comunicación desde la internet. Existen blogs que publican información de medios tradicionales y que sirven de enlace para comunicar noticias sobre algún tema en específico. Incluso hay páginas donde se generan informaciones propias: noticias, crónicas, programas culturales, reportajes, etcétera. Lo usual era que se pasara del medio en específico (la prensa escrita, la televisión o la radio) a la internet. Ahora, sin embargo, la dinámica es al revés: de la internet se pasa al medio tradicional.

En muchos países, la radio por internet se ha multiplicado. Es fácil realizarla. Se necesita organización, un grupo compacto de personas dispuestas a trabajar en ella y conocimiento de la cibernética. Si se cumplen esto, se puede hacer una radio por internet y muchas de ellas son de muy buena calidad. La limitante, claro está, es que para escucharla se precisa internet. Y por supuesto hay mucha competencia. Pero los resultados muchas veces han sido muy buenos e incluso se ha llegado a dar el caso de que una radio abierta tenga menos escuchas que una radio que solamente se transmite por internet.

Esta facilidad de transmitir información ha puesto en jaque a los medios de comunicación tradicionales: ha surgido mucha competencia y cada día es más difícil la lucha por la publicidad. Esto se ha dado especialmente en los periódicos, pero también en las radiodifusoras y en menor grado en las televisoras.

El futuro, sin duda, está en internet. Pero ese futuro depende del contexto: si la población tiene una cobertura amplia a este medio, es más factible que esfuerzos nacidos desde y en internet puedan competir con los medios tradicionales. En lugares donde el acceso a internet es restringido (por la capacidad económica de la población o por alguna medida gubernamental), la situación es más difícil. Pero las perspectivas son halagüeñas. Y son halagüeñas porque a través del Internet se pueden mostrar otras visiones del mundo, otras informaciones y otras maneras de comprender lo que se ve. Esto, sin duda, puede llegar en un momento dado a romper el monopolio (u oligopolio) de los medios de comunicación tradicionales. Y eso siempre será bueno, pues abona a la diversidad y, de cierta manera, democratiza algo que se precisa democratizar de manera inmediata: los grandes consorcios de los medios de comunicación tradicionales.

jgnaredo@hotmail.com


::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2009::

No hay comentarios.:

radioamloTV