::::

martes, marzo 03, 2009

JORGE GÓMEZ NAREDO El futuro del periódico: ¿hacia dónde?

Foto: Cesar Huerta/Extensión Medios

Jorge Gómez Naredo
El futuro del periódico: ¿hacia dónde?

El Occidental
2 de marzo de 2009

The New York Times, emblema del periodismo en Estados Unidos, entró en una crisis económica hacen algunos meses: esto se debió a la crisis misma del capitalismo que se vive a nivel mundial y también porque le ha resultado difícil (como a su competidor, The Wall Street Journal, y a muchos otros periódicos) adecuarse a una nueva situación en el negocio de los medios de comunicación. En Francia, Libération (diario fundado por Jean Paul Sartre con una fuerte tendencia hacia la izquierda), en 2005 tuvo que aceptar el financiamiento de Édouard de Rothschild, un multimillonario francés que tiene poco de izquierda y mucho de lógica del capital. La portada del viernes 27 de febrero de 2009 del Rocky Mountain News, el más viejo periódico de Colorado, fue "Good Bye, Colorado": sí, se despedía, ya no fue viable, desapareció con más de 100 años de historia.

En México, muchos de los periódicos han entrado en crisis: no se venden, la publicidad se les escapa y cada día es más difícil sobrevivir. Un caso paradigmático: el grupo Reforma tenía, hasta algunos meses, cuatro diarios: uno en Monterrey, otro en Guadalajara, otro en el Distrito Federal, y Palabra, en Saltillo. Este grupo editorial dedicado a la venta de periódicos con poca información y mucha publicidad, era de los más "sanos" (económicamente hablando) del país. Sin embargo, Palabra hizo silencio en diciembre de 2008, cerró sus puertas, dijo adiós, salió de circulación.

¿Qué está sucediendo en los medios de comunicación impresos?, ¿por qué muchos periódicos han cerrado, otros están en crisis y algunos, muy pocos, sobreviven al día? Estas preguntas son difíciles de responder y no se hace con una sola respuesta, sino con muchas. Intentaré dar algunas.

La tecnología, durante el último tercio del siglo XX, sufrió una verdadera revolución: de computadoras que ocupaban un cuarto completo, se pasó a computadoras (mucho más veloces, con mayor información y con infinidad de funciones) que caben en la palma de la mano. Esta revolución afectó, también, a los medios de comunicación. Las noticias pudieron transmitirse más rápidamente: primero por la radio (voz), después por la televisión (voz e imagen) y, recientemente, por internet (voz, texto e imagen). Los periódicos fueron perdiendo inmediatez y también fueron quedando abajo en la lucha por conseguir publicidad.

Hoy, la televisión genera lo mayores recursos en publicidad (base para cualquier medio de comunicación), pero pronto, en el caso mexicano, será alcanzada por el internet. ¿Dónde, pues, quedan los periódicos?

Los periódicos no pueden ya competir en el plano de la inmediatez. Una noticia es conocida, casi al momento de darse, por varios medios: la televisión, la radio y, en especial, el internet. Los periódicos necesariamente tienen que esperar al día siguiente para dar a conocer el cubrimiento de un hecho que ya, el día anterior, fue cubierto por otros medios de comunicación. Por eso, cada día es más difícil vender ejemplares y conseguir publicidad.

Pero, ¿están destinados los periódicos a desaparecer? Esta es una de las preguntas que muchos se hacen al conocer que en varias partes del mundo diarios emblemáticos o están en crisis o han desaparecido. Entonces, ¿qué pueden ofrecer los periódicos para sobrevivir en este mundo donde los medios de comunicación electrónicos dominan? El análisis.

Sí, la única salida de la prensa escrita es el análisis que pueda hacer de las noticias y, por supuesto, la manera en cómo cubren los hechos. Si no se elabora una estrategia para dar al público un tratamiento distinto que el hecho por la mayoría de los medios de comunicación electrónicos (por lo general, la mención nada más de la noticia), los periódicos están destinados a su desaparición. Ojalá no sea así, pues como dijo Hugo Gutiérrez Vega, uno de los intelectuales más reputados del país, en un reciente artículo publicado en un diario de circulación nacional: "la lectura de la prensa diaria (...) es un acto civilizatorio que significa el cumplimiento de esa necesidad de información y de interpretación de los hechos que nos permiten, partiendo de la observación de la realidad y del análisis del estado del mundo y del país, participar e involucrarnos en la vida sociopolítica".

jgnaredo@hotmail


::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2009::

No hay comentarios.:

radioamloTV