::::

miércoles, febrero 25, 2009

El mundo de Emilio González Márquez

Desde arriba no hay problemas Foto: Cesar Huerta/Extensión Medios

JORGE GÓMEZ NAREDO

La Jornada Jalisco

Para el gobierno estatal todo marcha viento en popa. Si uno mira los discursos que ha pronunciado en estos últimos días Emilio González Márquez, parecería que en Jalisco no hay crisis, que aquí, en estas tierras, nos encaminamos raudos y veloces al progreso. Sus palabras son claras, nítidas: “éste es el año en la historia de Jalisco en donde habrá una mayor inversión en infraestructura” (en la toma de protesta al Comité Directivo de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción); “la realidad de Jalisco es diferente a lo que ocurre en otros estados. ¿Por qué?, porque nosotros tenemos una mayor diversificación de las cosas a las que nos dedicamos: en Jalisco nuestra actividad económica es más diversa” (en la Universidad Tecnológica de Jalisco); “viene la construcción de la Villa Panamericana, inicia a finales de este año y requerirá una cantidad importante de muebles, y hemos dicho que el dinero debe quedarse aquí. Sin duda, ahí hay una gran oportunidad para los muebleros de Ocotlán” (en la ceremonia de inauguración de la XXV Expo Ocotlán Mueblera); “para todos los que han hecho posible que estemos llegando a la parte final de este proceso [les digo que] no hay un registro en la historia de los BRT [Bus Rapid Transit –Autobuses de Transporte Rápido–] en el mundo en el que en un año haya arrancado una obra y esté lista para operar”; “con la línea 1 [del Macrobús], la línea 2 que este año arranca, más las dos líneas del Tren Ligero que existen, más lo que se está trabajando para que la Zona Metropolitana tenga un tren suburbano y otros proyectos de movilidad, estamos, entre todos, construyendo un verdadero Sistema de Transporte Público” (durante un recorrido por las obras del Macrobús); “en estos momentos en que se vuelve difícil obtener apoyo de la banca comercial, existen los modelos y estamos incorporando modelos para que los empresarios de Jalisco tengan los recursos financieros para poder crecer” (en la ceremonia de inauguración de Expo Mueble Internacional Invierno 2009); “¿qué hacemos con la gente que ahorita no tiene para comer? Pues ahí también el estado tiene una gran responsabilidad. Y quiero invitarles para que quienes ustedes conozcan que están en estas circunstancias, difundan [que] estamos ayudándole a la gente a poner piso de cemento en su casa y va bien, les estamos ayudando a poner letrina con biodigestor, les estamos ayudando a poner tinacos para que tengan depósitos de agua potable. Porque quien no tiene una casa digna le va costar más trabajo formar a sus hijos en la dignidad de la persona y en el desarrollo y la felicidad” (en una gira de trabajo por La Manzanilla de la Paz); “desde el principio de este gobierno, un enfoque que estamos dando a todo nuestro trabajo es que exista en todas las regiones de Jalisco posibilidad de ganarse la vida, de tener una actividad económica que reditúe”; “eso [el turismo] es lo que nos motivó desde un principio a invertir cantidades en verdad importantes en la región: más de 100 millones en la carretera el año pasado, este año vienen otros 75 si mal no recuerdo, con el objeto de tener una buena carretera que anime a la gente de Guadalajara a venir acá a pasar un fin de semana, que venga a pescar a la presa, que venga a disfrutar de la sierra, que venga a comprar las cosas que aquí se producen” (en gira de trabajo por Valle de Juárez).

Las palabras de Emilio González Márquez muestran el gran triunfalismo del gobierno estatal: se invierte; se está mejor que otros estados en contexto de crisis económica; las autoridades actúan eficazmente; se potencia a todas las industrias; hay crédito; en Guadalajara, la movilidad urbana cada día es mejor; en fin, todo es bondad y todo es beneficio para los jaliscienses. Sin embargo, ¿es verdadero este pintoresco paisaje que nos dibuja González Márquez?

La realidad es terca y contradice constantemente las palabras de quienes “gobiernan”. Estos crean un mundo idílico donde todo va bien: sus gobiernos son los mejores, sus acciones las más oportunas y contundentes, sus formas de distribuir el erario público, las más eficaces, en fin, ellos creen que hacen todo bien y que las condiciones sociales, económicas y políticas de la sociedad cada día son mejores. Las palabras citadas de González Márquez demuestran claramente este pensar, este crear un mundo distante del de millones de jaliscienses.

Felipe Calderón piensa que el país marcha por el camino correcto, que la guerra contra el narcotráfico la va ganando él y el Ejército, que la crisis económica afectará marginalmente a la nación. Emilio González Márquez “argumenta” (es un decir…) que en Jalisco, fenómenos como la recesión, el desempleo, la caída del dólar y el cierre generalizado de pequeñas y medianas empresas tienen pocos efectos nocivos. ¿Cuándo estos panistas observarán objetivamente la realidad de millones de mexicanos y de jaliscienses?, ¿cuándo dejarán de pensar en sus mundos idílicos y echarán un vistazo al mundo de los pobres, de los de abajo? Seguramente, cuando lo hagan (si es que algún día lo hacen), será demasiado tarde.

jorge_naredo@yahoo.com



::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2009::

No hay comentarios.:

radioamloTV