::::

viernes, septiembre 29, 2006

Desaire a Calderón en entrega de su agenda legislativa

- No logró que líderes de partidos grandes recibieran el texto
- Empleo, inseguridad y pobreza, temas torales del documento
- Plantea fortalecer Pemex y LFC, pero "sin privatizarlos"

CLAUDIA HERRERA, GEORGINA SALDIERNA Y CIRO PEREZ

Sin lograr los amarres políticos con los dirigentes de PRI, PRD, PT y Convergencia para que sólo estuvieran presentes en la recepción del documento, el presidente electo, Felipe Calderón, planteó ayer su agenda legislativa para el próximo sexenio.

El texto, denominado Temas legislativos para la agenda nacional, plantea lineamientos generales para crear empleos, combatir la inseguridad y abatir la pobreza, pero en la mayoría de los casos no aterriza en propuestas concretas para reformar las respectivas leyes.

La citada agenda ya no recoge muchas de las iniciativas que el michoacano presentó durante su campaña electoral en el documento El reto de México, como el seguro universal para niños o la promoción de la inversión complementaria de la iniciativa privada en el sector energético. En este rubro sólo se habla de "fortalecer" a Petróleos Mexicanos y Luz y Fuerza del Centro, pero "sin privatizarlos".

Ante estos vacíos, Calderón argumentó que los temas no agotan la agenda nacional, porque aún le resta crear sus programas de gobierno y que los legisladores presenten sus propias iniciativas de ley.

En el documento de 27 páginas se enuncian sólo algunas iniciativas concretas, como la cadena perpetua para secuestradores, hacer adecuaciones a la Ley del ISSSTE para garantizar la solvencia del instituto en el pago a jubilados y pensiones, y la promoción de la relección de diputados, senadores, síndicos y presidentes municipales.

En el mensaje que leyó en sus oficinas, el panista señaló que es un "primer paso" para discutir los problemas del país y que impulsará los cambios con todas las fuerzas políticas que estén dispuestas a ello.

Pero desde la entrega del texto, su coordinadora de enlace político, Josefina Vázquez Mota, se topó con el desdén del PRI, y ni siquiera acudió a las oficinas de PRD, PT y Convergencia, que integran el Frente Amplio Progresista, para cumplir con el acto protocolario.

En su periplo por sedes de las distintas fuerzas políticas sólo fue recibida por los dirigentes de los partidos pequeños: Nueva Alianza, Verde Ecologista y Socialdemócrata y Campesino.

Entrega fallida en el PRI

En el PRI, Vázquez Mota debió conformarse con entregar el documento a Jorge Trujillo, secretario particular del dirigente nacional del tricolor, Mariano Palacios Alcocer, a quien Calderón hizo el envío "como una sincera y respetuosa propuesta".

Desconcertada, Vázquez Mota leyó una carta de cuartilla y media en la que Felipe Calderón dice a Palacios Alcocer que "el mandato expresado en las urnas, además de evidenciar la pluralidad política de nuestra sociedad, nos obliga a poner lo mejor de nosotros para crear las condiciones óptimas que permitan el diálogo, la negociación y los acuerdos de largo alcance que México requiere para su desarrollo".

Sin levantar la mirada del texto, la coordinadora de enlace político daba lectura al documento dirigido a un ausente Palacios Alcocer, en el que el presidente electo le pide que sea el conducto para hacer llegar dichas propuestas a los coordinadores parlamentarios del tricolor en la Cámara de Diputados y en el Senado, a efecto de que sea revisado y valorado con la intención de que en un momento próximo el futuro gobierno y el PRI puedan dar inicio a las conversaciones para identificar coincidencias y articular acuerdos. Sin mayor protocolo, Vázquez Mota se retiró del salón Presidentes de la sede tricolor.

Momentos después de la fallida entrega, Calderón anunció ante los medios de comunicación -sin aceptar preguntas- que su propuesta se enfocará en tres temas: combate a la pobreza, seguridad y creación de empleo.

Al retomar la agenda de su opositor perredista, Andrés Manuel López Obrador, prometió que impulsará una "nueva política social" para abatir la pobreza extrema, para lo que propone crear un sistema único de salud, adecuaciones a la Ley del ISSSTE, favorecer el empleo formal, promover la calidad de la educación y revisar el marco del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

En el tema de seguridad, propone depurar y profesionalizar los cuerpos policiacos, impulsar los juicios orales, un sistema único de información criminal y establecer ministerios públicos y jueces especializados.

Dedica un apartado especial al sector energético y plantea, entre otros aspectos, modernizar las empresas públicas del ramo, buscar mecanismos para que haya precios competitivos en el suministro eléctrico y para aumentar la inversión en Pemex, particularmente en las actividades secundarias.

Al final de su mensaje, pidió a los partidos que hagan su valoración de las propuestas y que también hagan llegar las suyas, y a los mexicanos: que "ayuden a enriquecer y elevar el debate legislativo".

Por mensajero, envío de la agenda al PRD

Vázquez Mota también hizo llegar el documento al PRD, pero por medio de un mensajero. Bernardo Altamirano, colaborador de la ex secretaria de Desarrollo Social, fue el encargado de entregar la agenda, la cual fue recibida por Homero López, secretario particular del dirigente del partido del sol azteca, Leonel Cota, quien se encontraba en la Cámara de Diputados.

Por la mañana, Vázquez Mota fue recibida por el líder del PAN, Manuel Espino, quien hizo suya la agenda y dijo que está de acuerdo con los principios del partido. En la ceremonia participaron también los coordinadores parlamentarios de la Cámara de Diputados, Héctor Larios, y del Senado, Santiago Creel.

La entrega del documento en PVEM, PASC y Panal fue un acto meramente protocolario, en el que la coordinadora de enlace político leyó una carta dirigida a los presidentes de dichas fuerzas políticas, escuchó la promesa de que analizarían la agenda y recibió las propuestas legislativas de cada uno.

En el PVEM, Vázquez Mota fue recibida por el dirigente Jorge Emilio González y varios integrantes del partido. La ex funcionaria destacó que con esta fuerza política puede haber acuerdos en todo lo relacionado con el desarrollo sustentable.

Más tarde, en el Panal dialogó con el presidente del partido, Miguel Angel Jiménez, y en Alternativa con el dirigente Alberto Begné. Ambos manifestaron su intención de revisar la agenda de Calderón y hacerla llegar a los integrantes de sus respectivos comités ejecutivos. No descartaron posiciones críticas y coincidencias en algunos temas.

radioamloTV