::::

miércoles, octubre 08, 2008

Lo que realmente piensa la DERECHA.

Les pongo un extenso artículo aparecido en la publicación catorcenal "LA CARPETA PÚRPURA".

La Carpeta Púrpura es una revista catorcenal de análisis político y económico que desde hace 18 años circula en las más altas esferas del poder en México. Actualmente es dirigida por Yuri Serbolov, periodista, consultor, catedrático, conferencista, experto en análisis prospectivo, construcción de escenarios, planeación estratégica, reingeniería de procesos y negociación.

La Carpeta Púrpura es consultada rigurosamente por empresarios y financieros, presidentes de Consejos de Administración, Directores Generales, Gerentes Generales, Gerentes Financieros y Gerentes de Planeación de empresas como Telmex, Pemex, Ford, Chrysler, American Express, Hewlett Packard, Bimbo, etc.

En el sector público, la leen en la Presidencia de la República, en la Secretaría de Gobernación, en la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública y en varios gobiernos estatales, así como lectores en el medio diplomático y académico.

Su precio, por lo tanto es muy caro, pero este medio ha resultado ser especialmente eficaz en el análisis tanto político como económico.La Carpeta Púrpura circula exclusivamente por suscripción, por lo que no se encuentra en puestos de periódicos o en tiendas. Esto se debe al carácter elitista de la publicación. Parte del precio de la revista se explica en el afán de mantener la exclusividad de la misma, pues una de sus ventajas competitivas es mantener muy reducido el número de suscriptores, a fin de que estos tengan una ventaja sobre su competencia. (La Carpeta Púrpura se envía por servicios de mensajería para que los lectores dispongan de la información con la mayor prontitud, considerando que la información es poder y mientras más rápido se disponga de ella, tanto mejor.)

Algunos de sus afamados aciertos han sido:
1.- - En octubre de 1993, La Carpeta Púrpura fue la única publicación que pronosticó que el próximo Presidente de México sería Ernesto Zedillo, al que otros analistas no le veían ninguna posibilidad.

2- En septiembre de 1993, La Carpeta Púrpura advirtió que en 1994 estallaría la violencia en México, cosa que se cumplió a partir del 1o. de enero de ese año con el levantamiento armado en Chiapas.

3- En febrero de 1994, La Carpeta Púrpura advirtió que Luis Donaldo Colosio sería el primer candidato del PRI que no llegaría a la Presidencia de la República debido al clima político que se estaba fraguando en su contra. En marzo de ese año fue asesinado.


4- En diciembre de 1994, La Carpeta Púrpura advirtió que se veían peligros en el frente económico y que el país se encaminaba hacia una crisis de divisas y una macrodevaluación del peso. El día 19 de ese mes estalló la peor crisis financiera en la historia reciente de México.

5- En junio de 2000, La Carpeta Púrpura señaló que se habían "volteado los escenarios" y que contra todos los pronósticos, Vicente Fox se encaminaba al triunfo en la candidatura presidencial. El domingo 2 de julio de este año, Vicente Fox fue declarado el primer opositor en ganar la presidencia de la República.


El artículo es el siguiente:

LA CARPETA PÚRPURA.-
15 de Septiembre de 2008.
Año XXI No. 510

Descomposición Nacional.
EL PROBLEMA ESTA EN LA CABEZA.

Calderón pensó que sólo con voluntarismo político iba a corregir el problema de la inseguridad. Como si bastara sólo la decisión o el deseo presidencial para que ese cáncer se curara. Pero como ya lo advirtió el general Gordon Sullivan -quien hizo la reingeniería del ejército norteamericano, una organización de un millón y medio de efectivos y un presupuesto anual de 63 mil millones de dólares- “la esperanza no es un método”. Es decir que las cosas no cambian porque esperemos que lo hagan, sino sólo cuando hacemos algo para cambiarlas.

No es un problema de meterle más dinero o fierros (armas, computadoras, redes) ni es un problema de crear bases de datos de delincuentes o de ex policías. Se trata de un problema de desalineación de principios que empieza desde la cabeza, desde el propio Presidente de la República y se extiende por todo el cuerpo nacional.

Si el presidente se roba unas elecciones, si el presidente miente y jamás lo reconoce, si jamás ofrece una disculpa, si jamás repara el daño, si jamás hace el voto de no volverlo a hacer, entonces se manda un mal mensaje a todo el cuerpo social y nacional de que la impunidad y la corrupción es el ejemplo y el modelo a seguir. “Si el presidente lo hace, por qué yo no”, parece ser la consigna nacional. No se puede violar principios sin pagar las consecuencias. No se puede poner por encima los intereses y los privilegios sobre los
principios sin que tarde o temprano nos pasen la factura, nos llegue la cuenta. Todo cuenta, todo se paga. Aunque no siempre se cosecha el mismo día que se siembra. Los gobiernos de México, tanto priístas como panistas, llevan mucho tiempo violando principios, mintiendo,
robando, generando la discordia y desunión entre los mexicanos, poniendo sus privilegios por encima, atropellando a los demás y ahora el país está pagando las consecuencias.

Ya lo advirtió Dwight D. Eisenhower: “el pueblo que valora sus privilegios por encima de sus principios, pronto pierde unos y otros”. El principio de la democracia advierte que el pueblo tiene derecho de equivocarse y escoger al peor candidato, porque siempre puede
corregir en la siguiente elección. En 2006, la oligarquía mexicana, conformada por banqueros, empresarios, funcionarios del Trife y del IFE, ministros de la Suprema Corte, generales, dueños de medios de comunicación y panistas encabezados por Fox, decidieron robarse las elecciones presidenciales, ya que el pueblo se había “equivocado” al escoger a López Obrador como su presidente. Cometieron un fraude electoral que trataron de legalizar, pero que nunca pudieron legitimar.

En pocas palabras, se salieron con la suya. Puede haber muchas justificaciones para hacer lo que hicieron. Realmente tenían un gran temor de que si López Obrador llegaba a Los Pinos iba a meter a los corruptos a la cárcel, iba a meter a los banqueros del Fobaproa a la cárcel, iba a correr a los tecnócratas neoliberales del Gabinete Económico e iba a cambiar de modelo de desarrollo político, económico y social... ¡No lo podían permitir!.

Puede haber muchas razones para que no se quisiera tener a López Obrador en la Presidencia, pero nada justifica violar principios, nada justifica robarse unas elecciones y nada justifica haber provocado una regresión democrática, así como haber polarizado y dividido al país. Eso significó atentar en contra de los principios que dieron origen al PAN. ¿De qué sirvieron años de luchar en contra de los fraudes electorales si al final ellos iban a terminar cometiendo uno? ¿Dónde quedaron los ideales democráticos, la ética, la moral de un Gómez Morín, de un Manuel J. Clouthier? Al final los panistas resultaron igual de corruptos y fraudulentos que los priístas. Les gustaba la democracia siempre y cuando ellos fueran los ganadores, pero no cuando su enemigo ideológico, un populista, un demagogo, un izquierdista fuese el elegido por el pueblo.

Eso es lo que tiene devaluado al “presidente” Calderón. Vive en la contradicción, en el autoengaño, en la auto/traición. Por eso no puede levantar la mirada, por eso no puede convertirse en el líder que necesita México, por eso no tiene autoridad moral. Porque él en el fondo es una persona ética, pero él mismo sabe que se robó las elecciones y vive atrapado en esa duplicidad, en esa doble moral. ¿Cómo puede luchar en contra de los criminales, de los delincuentes si él mismo se robó unas elecciones? ¿Qué diferencia hay entre él y el Chapo Guzmán? Tan corrupto es quien trafica y vende drogas como quien se roba unas elecciones, ambos son violadores de principios y como advierte la Biblia: “hasta de las palabras ociosas se os pedirán cuentas”.

Pueden sonar muy fuertes estas palabras, pero no las diríamos si Calderón hubiera tenido la decencia de reconocer que algo malo se hizo en 2006. Incluso el mismo Trife tuvo que reconocer que había habido irregularidades -” sólo tantito”-, pero todos sabemos que no puede haber una medio violación o una violación a medias, así como no puede haber alguien medio embarazada. A la vista de la nación se vio la grosera intervención de Fox en las elecciones, así como la ilegal intervención de grupos empresariales, igualmente a la vista de todos se manipularon las cifras electorales, cuyos números al final no cuadraron por culpa de las “inconsistencias”, sin que hubiera una nota a pie de página y sin que nadie haya sido sancionado por alterar las cifras electorales, lo cual está penado por la ley.

Todo mundo supo que el árbitro estaba comprado, ya que había sido impuesto por Elba Esther Gordillo, la cómplice de Calderón... Sin embargo, ni siquiera las formas guardaron y el propio Calderón y Ugalde resultaron casi hasta compadres, pues asistían a las mismas bodas y bautismos.

Sabemos de buena fuente que un día antes de las elecciones, Fox llamó a la élite del país a Los Pinos y les dijo:


- Vamos a perder la elección, pero no le vamos a entregar el poder a López Obrador.

Al día siguiente de la elección Calderón ofreció una conferencia de prensa y dijo que una vez contadas todas las actas, tenía 14 millones ochocientos y tantos mil votos... ¡pero inmediatamente recibió la llamada del IFE, de Luis Carlos Ugalde para pedirle que se callara, que no anunciara nada y que fuera inmediatamente a sus oficinas Manuel Espino, quien luego de estar tres horas encerrado con Ugalde, le habló a Juan Camilo Mouriño para que dijera que sus votos eran “más de 15 millones”. ¿De dónde salió el copete de votos que el IFE le regaló a Calderón o acaso los panistas no habían sabido sumar bien el 100% de las actas que Calderón había anunciado?

Pero el fraude ya es historia o una leyenda, como cada quien lo quiera ver. Lo cierto es que se cometieron muchas irregularidades y nadie fue sancionado. Pero no solo eso, sino que Calderón quiere que nos traguemos esas elecciones como si fueran la santísima purísima inmaculada. Lo cual es un doble cinismo. El propio Zedillo reconoció que su elección había sido “inequitativa” y a partir de eso pudo construir su presidencia. Calderón no sólo no ha reconocido ninguna irregularidad, sino que llegó al extremo de volver a pactar con el PRI para que la manipulación del IFE y el Trife siga siendo la constante en el 2009 y en el 2012 y en el 2015 y en el 2018... Si uno no reconoce que cometió un error, ¿cómo entonces va a pedir una disculpa? ¿cómo entonces va a reparar el daño? ¿cómo entonces va a hacer un voto de no volver a cometerlo?

Lo que acumula más karma es la intención y la motivación. Pero lo que duplica exponencialmente el karma es el regodeo, es la falta de arrepentimiento, es el cinismo de decir: “lo hicimos y lo volveremos a hacer”. ¡¿Acaso no le da vergüenza a Calderón ser socio de Gordillo?! ¡¿Acaso no siente vergüenza de ser socio de una corrupta, de una cínica, de una antidemócrata?! ¿O será que Calderón se siente muy cómodo con ella porque ya se convirtió en lo mismo que ella y por eso no siente pena de saludarla de beso y tomarse fotos en público con alguien que no sólo se burla de la democracia sindical sino que no tuvo empacho de participar en la manipulación electoral de 2006?

Pero esa es la naturaleza de Elba Esther, como la del alacrán. Pero ¿esa era la naturaleza de Calderón y de los panistas? Se supone que ellos se cocinaban aparte, que eran muy éticos, muy apegados a la moral, a los principios, a los valores universales, a la democracia. ¿Será que el poder pudo más que los principios y que la moral? ¿O será que son igual de cínicos y corruptos que Gordillo y que sólo se vendieron como demócratas, pero que en el fondo eran igual de corruptos que los priístas? Calderón habla de principios, de que quiere civilizar a México, de que quiere llevar a México a ser un Estado de Derecho, de que quiere acabar con la corrupción, con la violencia, con el narcotráfico, con la inseguridad, pero hasta ahora ha demostrado ser un violador de principios. ¿Cómo pretende cambiar a México si él mismo cambió para peor?

Ya documentamos los mexicanos cómo sus promesas de campaña eran una mentira. Por ejemplo dijo que iba a bajar y a desaparecer impuestos y en su lugar ha creado nuevos impuestos y los ha aumentado.

Dijo que iba a ser el Presidente del empleo y ya se demostró que se falsificaron las cifras oficiales, lo cual es una vergüenza.

Dijo que iba a tener un gobierno de coalición, y por lo contrario ha hecho un gobierno de facción, donde puso a sus cuates como secretarios de Estado, gente que no sólo no tiene el perfil, sino que tiene manifiestos conflictos de interés, los cuales han sido evidenciados y ni aún así ha puesto los correctivos... lo cual, aquí y en China se llama cinismo.

Calderón se dice demócrata pero está rodeado de antidemócratas como Elba Esther, Miguel Angel Yunes, Zedillo, Luis Téllez Kuenzler y todos los tecnócratas neoliberales. No se puede violar principios y traicionar el lenguaje, convertirse en un cínico y esperar que el universo lo premie a uno. Evidentemente eso tendrá un costo, una factura, una consecuencia, un castigo.

Lo más rico, lo más sabroso es violar principios porque da una ganancia rápida, de corto plazo, fácil, tangible, pero siempre será pírrica y siempre tendrá un costo. Calderón y los grupos de poder y de interés que lo sentaron en la Silla Presidencial se habrán salido con la suya, pero sólo momentáneamente. Ya vimos cómo el modelo económico neoliberal no puede dar resultados, ya vimos cómo las alianzas con Elba Esther Gordillo dan mayorías pírricas, ya vimos cómo los acuerdos en lo oscurito con el PRI dan reformas legales mediocres y fuertemente cuestionadas que aún se están peleando en los tribunales, como las deformas al ISSSTE, al IFE y a las leyes fiscales, con la creación de bodrios como el IETU, lo cual viene a complicar el ya de por sí complicado, kafkiano y absurdo sistema fiscal mexicano.

No se extrañe Usted entonces de que ahora se hable de la descomposición nacional, de que ahora se hable de matanzas, de que cortan cabezas, de que aparecen piernas en plazas públicas o restos humanos en hieleras, de que le cortan la cabeza a 12 personas en Mérida o que tiran 24 cadáveres en La Marquesa... ¡¿Quién empezó la violación de principios?! Podrían decir que no hay conexión entre robarse las elecciones presidenciales y el clima de violencia e inseguridad que se sufre hoy en México y científicamente les damos la razón, no se puede demostrar la relación causal, a menos que se admita que la tras hace lo que ve que hace el de adelante. Si la cabeza roba y miente, y si es un cínico, entonces porqué la sociedad no va a hacer lo mismo, si además todo el sistema judicial mexicano huele a podrido, si aquí la justicia sólo es al mejor postor, si los banqueros venden su porquería al gobierno con el Fobaproa, si el gobierno usa los impuestos para rescatar a los empresarios corruptos en las carreteras o en los ingenios azucareros.

Se acaba de firmar el Acuerdo Nacional de Seguridad el jueves 21 de agosto, y no ha pasado un mes y el día 13 de septiembre se registra el día más violento de 2008, con 41 víctimas en un sólo día relacionadas con el crimen organizado y la lucha contra el narcotráfico.

¿Para eso los panistas querían llegar al poder? ¿Eso es acaso el “bien común”? Todo eso apesta igual o peor que los 71 años de absolutismo priísta, pero al menos los dinosaurios guardaban las formas. Al menos eran corruptos pero no cínicos. Al menos no se vendían como los inmaculados. Al menos no había un doble lenguaje, una doble moral. Como que las cosas estaban más claras.

Todos los políticos mexicanos apestan, ya sea que hablemos de panistas, de priístas o de perredistas. Se olvidaron de los principios, de la ética, del bien común, de poner a la patria primero, de poner los principios por arriba de los privilegios, de la sana medianía juarista, de los principios republicanos, democráticos, de la justicia social... Y como advirtió Eisenhower al valorar los privilegios por encima de los principios, ya “perdimos unos y otros”.

Ahora hasta los privilegiados están siendo lastimados. Ahora hasta los intocables, aquellos que llevan escolta, guaruras, carros blindados están siendo secuestrados, como sucedió con el joven Martí o con la hija de Nelson Vargas, quien fue un destacado miembro del Gabinete Foxista. Ahora hasta el poderoso dueño del periódico Reforma, Alejandro Junco acaba de decidir irse del país. Le mandó una carta al gobernador de Nuevo León para decirle que México se está convirtiendo en un país abandonado.

¿Qué va a pasar?
Esto se va a poner mucho peor antes de que empiece a mejorar o como dicen: “lo bueno de esto es lo malo que se va a poner”. ¿Podemos confiar en que Calderón va a solucionar el problema de la inseguridad si él mismo es el causante de la inseguridad democrática que vive el país, si él mismo miente y pone sus intereses y privilegios por encima de los principios? Es tanto como pensar que la iglesia en manos de Lutero se va a reformar o como poner al Diablo a cuidar las finanzas del Cielo.

¿Qué hacer?
1. Podemos irnos de México, como Alejandro Junco o como los ejecutivos de Televisa o como los grandes empresarios que han puesto su residencia en Houston, en San Antonio, en San Diego o Miami.

2. Podemos quedarnos aquí y simplemente quedarnos cruzados de brazos lamentándonos o pidiendo al gobierno que arregle una situación, que el mismo gobierno ha creado. Es como pedirle al Diablo que imponga la ética en el infierno.

3. Podemos quedarnos y empezar a cambiar. Alinearnos a principios, respetar nuestra palabra, llevar una vida ética, respetar a los demás, ver a los demás como a nuestros hermanos. Pagar nuestros impuestos, sueldos justos. Poner los principios por encima de nuestros intereses y nuestros privilegios. Sabiendo que somos humanos y que eventualmente violaremos principios -dicen que hasta el mejor portado comete 7 pecados todos los días-, pero luchando contra la soberbia y la arrogancia y aceptando con humildad nuestros errores, ofreciendo una disculpa por los mismos, intentando reparar el daño y haciendo votos para no volverlo a hacer.

Si cambiamos nosotros, algo empezará a cambiar a nuestro alrededor. Si esperamos que cambien los demás o el presidente o el gobierno o México entonces tendremos que armarnos de mucha paciencia...


::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV