::::

viernes, octubre 17, 2008

ALQUIMIA FINANCIERA : LA CRISIS DE EEUU.


De varias fuentes periodísticas y on-line, he tomado información y la he ordenado en este resumen que trata de explicar -o por lo menos seguir paso a paso- el desplome financiero norteamericano de impacto mundial.

Atte:
Javier Mendoza Aubert

ALQUIMIA FINANCIERA : LA CRISIS DE EEUU.

1.- Para que no se paralizara la economía debido a los atentados de las Torres gemelas de Nueva York, y al clima de miedo que éstos generaron en la población norteamericana, la Reserva Federal, los bancos norteamericanos y el Gobierno de EEUU bajaron las tasas de interés sucesivamente entre 2002 y 2007, yendo del 6.5% hasta el 1%, con lo cual los créditos se abarataron y endeudarse se convirtió en algo muy sencillo.

2.- Con esta tasa de interés tan baja, se inicia en 2003 el auge inmobiliario norteamericano llegando a su pico durante todo el año 2006. En 10 años, el precio de las viviendas se duplicó. Si en 1996 una vivienda costaba $ 220,000 dólares, en 2006 ya costaba $ 440,000, debido a que era fácil conseguir dinero y además era muy barato pagarlo... PERO SOBRE TODO DEBIDO A QUE HABÍA QUIEN PAGARA ESOS PRECIOS (oferta-demanda).

3.- Esta facilidad de conseguir y pagar un crédito fue una “bendición” para los pequeños inversionistas norteamericanos: tener la oportunidad de comprar una segunda y hasta una tercera casa. Sin embargo, para los bancos que prestan el dinero esto no fue una bendición sino un dilema de rentabilidad, ya que aunque colocaran muchos créditos sus ingresos anuales bajaban, ya que no es lo mismo cobrar por un crédito el 6.5% en 2001, que cobrar solo el 1% por el mismo crédito en 2007.

3.- Acostumbrado el sistema bancario norteamericano a obtener el máximo de ganancias, se les ocurrió entonces hacer dos cosas simultáneas:

a.- Dar préstamos más arriesgados, por los cuales podían pedir más intereses (y por lo tanto ganar más por crédito otorgado).

b.- Compensar la disminución de sus ganancias anuales aumentando el número de operaciones: no es lo mismo cobrar el 1% a 100 créditos que el mismo 1% a 1,000 créditos o a 10,000 créditos.

4..- De esta forma, los bancos comenzaron a dar créditos más arriesgados, ofreciendo hipotecas a los llamados NINJAS, que en el argot bancario americano significa “No Income, No Job, no Assets”, es decir: personas “Sin Ingresos fijos” (No Income), “Sin Empleo fijo” (No Job) y “Sin Garantías reales”, (no Assets). Así podían cobrar más del 1% “normal” puesto que los NINJAS no garantizaban que el crédito fuera pagado. Los créditos que les extendieron tuvieron, de esta forma, intereses del 2%, el 3% y hasta el 4%.

5.- Debido a que mucha gente que antes ni en sueños podía obtener un préstamo de pronto se vio con posibilidad de hacerlo, fue sencillo colocar masivamente hipotecas y compensar las ganancias que habían “bajado”. De esta forma los bancos e hipotecarias trataron de aprovecharse del “boom” inmobiliario. Concedieron créditos hipotecarios por un valor superior al valor real de los inmuebles ya que, de acuerdo a las tendencias del mercado, dichos inmuebles en pocos meses valdrían más que la cantidad inicial dada en préstamo. Además, como la economía norteamericana iba bien, los NINJA podían encontrar siempre trabajo y pagar la deuda “sin problemas”.

6.- Las hipotecas otorgadas a los NINJA son las hipotecas SUB-PRIME, y las hipotecas otorgadas a personas solventes (con trabajo estable, ingresos fijos y con garantías sobre las cuales otorgar el préstamo) son las hipotecas PRIME.

7.- Durante 2005 y 2006 las hipotecas SUB-PRIME funcionaron bien: los NINJA iban pagando los plazos y además tenían dinero extra, ya que especularon con sus casas (las compraban y vendían y obtenían ganancias en ello). Todo mundo tenía “dinero extra” y no había ningún nubarrón económico.

8.- Debido a que los bancos se vieron de repente dando muchos créditos hipotecarios al mismo tiempo, se les empezó a acabar el efectivo (liquidez). Esto lo solucionaron acudiendo a bancos extranjeros para que les prestaran más dinero. Así, se endeudaron con bancos europeos (Alemania, Inglaterra, Francia, España, etc.) y asiáticos (principalmente Japón y China).

9.- Algún avispado corredor hipotecario recordó entonces, en 2006, las ventajas de convertir a TITULOS las hipotecas y “empaquetarlas” para vender estas deudas a quien las quisiera o pudiera comprar. Así se crearon las MBS (Mortgage Backed Securities = Obligaciones Garantizadas por Hipotecas). De esta forma, donde se tenían –por ejemplo- 1,000 hipotecas “sueltas” se convirtieron en 10 “paquetes” de 100 hipotecas cada uno, en los que había tanto créditos PRIME, como créditos MEZANINE y créditos SUB-PRIME (otorgados a los NINJA).

10.- Los bancos comenzaron a vender los MBS (Mortgage Backed Securities = Obligaciones Garantizadas por Hipotecas) en paquetes heterogéneos. Así, en los balances bancarios el dinero obtenido se trasladó de “créditos concedidos” hacia “dinero en caja”, mejorando el balance del banco y cumpliendo de esta forma con la “Norma de Basilea”, la cual ordena que el capital de un banco no sea inferior a un determinado porcentaje del dinero en caja y de créditos concedidos (relación ACTIVO-PASIVO). De esta forma escaparon a este primer control regulatorio internacional.

11.- Los “paquetes” de MBS (Mortgage Backed Securities = Obligaciones Garantizadas por Hipotecas) no solo fueron comprados por bancos extranjeros, sino que también fueron “comprados” (trasladados para mejorar su balance) por entidades filiales creadas por los propios bancos para ese único fin de nivelación de su balance.

A estas entidades se les llamó “Conduits” que es una palabra que engloba a: Sociedades de Inversión, Trusts y Fondos Familiares de Inversión, entidades que no tienen obligación de consolidar (juntar) sus Balances contables con los del banco que los creó.

12.- ¿Y de dónde sacaron los “Conduits” dinero para poder comprar los paquetes de MBS?

Lo sacaron de:

a.- Créditos de otros bancos (de EEUU y extranjeros).

b.- Contratando los servicios de Bancos de Inversión quienes, como intermediarios, pudieran vender los “paquetes” a Fondos de Inversión, Sociedades de Capital de Riesgo, Aseguradoras, Financieras, Sociedades Patrimoniales, etc.

13.- Dentro del sistema bancario existen compañías que se dedican a calcular y calificar el riesgo de una deuda (el riesgo de que sea pagada o no). Estas compañías se llaman “Agencias de Raitings” y su labor es calificar la posibilidad de recuperar el pago. Mientras más alto el raiting de la deuda, es más probable de que sea pagada, y mientras más bajo el raiting, menos probabilidad de recuperar lo prestado.

Las calificaciones las dan las Agencias de Raiting en función de la solvencia, liquidez, posibilidades de cumplimiento en tiempo, etc., de la persona que contrajo la deuda.

(*Nota: Las “Agencias de Raitings” no solo califican deudas o hipotecas, sino cualquier tipo de instrumento financiero y a los propios Bancos, Sociedades de Inversión, etc., en cuanto a su solvencia, seriedad, solidez y capacidad de respuesta).

14.- Los grados con que son calificadas las deudas o hipotecas son:

- AAA - AA - A

- BBB - BB

- C

- D

- Los tres primeros corresponden a buenas calificaciones (alta probabilidad de ser pagado el crédito).

- Los intermedios corresponden a probabilidades medias de cumplir.

- Las dos últimas corresponden a muy bajas probabilidades de que el crédito sea pagado por quien lo contrajo.

- Las hipotecas PRIME corresponden a los rangos AAA, AA y AA.

- Las intermedias , llamadas MEZANINE, son las BBB y BB

- Y las SUB-PRIME son las C y D.

15.- Los Bancos de Inversión colocaron fácilmente las Hipotecas PRIME, y con relativa facilidad las MEZANINE vendiéndoselas a inversionistas conservadores que no les gusta el riesgo alto. Pero las SUB-PRIME se fueron quedando sin vender, revueltas en “paquetes”, y solo eran aceptadas por aquellos Administradores de Fondos dispuestos a correr grandes riesgos con tal de obtener altas comisiones.

16.- Debido a que los Traders (comercializadores), los Administradores de fondos, los Gerentes y los Directores de los Bancos de Inversión, cobraban sus bonos anuales en función de la “rentabilidad” anual obtenida, comenzaron a preferir arriesgarse con las hipotecas SUB-PRIME por las cuales podían cobrar más intereses, aunque estuvieran calificadas como C o D.

17.- Aquí es donde entra un autentico “acto de magia”... (o FRAUDE, si se quiere emplear el correcto castellano).

La magia fue lograr, por parte de los Bancos de Inversión, que las Agencias de Raiting les dieran una “re-calificación” para elevar el valor de los paquetes SUB-PRIME. Lograron esto al estructurar en “tramos” (“Tranches”) los paquetes que les quedaban (con hipotecas B, C y D mezcladas), y re-ordenar, de mayor a menor, el riesgo de esas hipotecas, con el compromiso de priorizar el pago (liquidación) de las menos malas (B), aunque las malas quedaran sin saldarse (C y D).

Así, los paquetes se fragmentaron en:

- Hipotecas relativamente buenas (más o menos cobrables)

- Hipotecas muy regulares (de difícil cobro)

- Hipotecas francamente malas (incobrables).

Se comprometieron a que todo lo que se lograra cobrar del paquete, se destinaría primero a saldar las hipotecas relativamente buenas, de tal forma que estas hipotecas automáticamente se pudieron calificar de AAA, o sea, de cobro seguro.

Ya re-calificadas estos hipotecas (pasadas de “relativamente buenas” a “muy buenas”), siguieron re-haciendo y vendiendo paquetes, moviéndolos hacia adelante y sacando su comisión en el momento. Estos nuevos paquetes llevaban en su cuerpo mayormente hipotecas de difícil cobro e incobrables, pero habían sido maquillados como “paquetes atractivos y vendibles” al contener hipotecas “AAA“ (antes B).

18.- Los paquetes re-calificados fueron cambiados de nombre.

De llamarse

- MBS (Mortgage Backed Securities = Obligaciones Garantizadas por Hipotecas)

pasaron a ser:

- CDO (Collateralized Debt Obligations = Obligaciones de Deuda Colateralizada). ) En este casos, los tramos o “traches” son los títulos “colateralizados”.

Además se creó otro instrumento al que llamaron

- CDS (Credit Default Swaps = Obligaciones de Deuda Impagada) que era el “seguro” contra la posibilidad de que el CDO no fuera pagado. “Si el CDO queda sin ser pagado, el que compró el CDS pierde el dinero; si se logra cobrar, gana más intereses”.

El último y más enigmático instrumento creado fue el Synthetic CDO (Synthetic Collateralized Debt Obligations = Obligaciones Sintéticas de Deuda Colateralizada). Altamente complejo, este instrumento podía ser comprado con créditos bancarios muy baratos y daba muy altos intereses, por lo cual se hicieron extraordinariamente rentables.

19.- “Garantizados” todos sobre las HIPOTECAS SUB-PRIME, los llamados “derivados financieros” protagonistas del derrumbe financiero fueron, resumiendo, los siguientes:

1.- MBS (Mortgage Backed Securities = Obligaciones Garantizadas por Hipotecas).

2.- CDO (Collateralized Debt Obligations = Obligaciones de Deuda Colateralizada).

3.- CDS (Credit Default Swaps = Obligaciones de Deuda Impagada).

4.- Synthetic CDO (Synthetic Collateralized Debt Obligations = Obligaciones Sintéticas de Deuda Colateralizada).

Estos derivados financieros fueron, a su vez, asegurados por empresas hasta ese momento reconocidas y con sólido prestigio, como AIG, para “proteger” al inversionista.

Llegados a este punto se observa que el sistema financiero norteamericano construyó su propia y sofisticada “pirámide-multinivel”, asentada sobre riquezas inexistentes (precios duplicados de las viviendas de EEUU), con fútiles promesas de pago (hipotecas NINJA), cubriéndose las espaldas entre ellos mismos y aceitando todo el funcionamiento con el “interminable” crecimiento del mercado hipotecario de EEUU. Más que burbuja, una bomba de tiempo.

20.- A principios de 2007 los precios de las viviendas norteamericanas comenzaron a bajar. Muchos propietarios NINJA se dieron cuenta, entonces, de que estaban pagando por su casa más de lo que ahora valía y decidieron -o no pudieron- seguir cubriendo sus cuotas. De inmediato nadie quiso comprar más los MBS, CDO, CDS, Synthetic CDO, y los que ya los tenían no pudieron venderlos.

21.- El proceso se detuvo completamente. Quebraron 50 hipotecarias pequeñas y medianas y hubo 1 millón 200 mil embargos de otros tantos clientes NINJA. El mercado inmobiliario se desplomó, el banco CITIGROUP perdió 9,800 millones de dólares, y BEAR STEARNS perdió 48,000 millones de dólares. En Agosto y Septiembre de 2008, los gigantes AIG, Lehman Brothers, Merryl Lynch, Fannie Mae y Freddie Mac también se declararon en completa bancarrota..

22.- Nadie sabe a ciencia cierta en donde quedó esa montaña de dinero perdida. Los Bancos, Conduits y Bancos de Inversión desconocen con certeza cuánta porquería financiera contienen los paquetes y derivados adquiridos y contabilizados. Debido a esto, detienen por completo el otorgamiento de créditos y nuevas hipotecas; nadie presta dinero y a nadie les es prestado.

23.- Millones de inversionistas que compraron acciones de los Bancos, Conduits, Bancos de Inversión, Hipotecarias, Sociedades de Inversión, etc., ven caer en picada el valor de las acciones. Debido a estos graves problemas de liquidez y pérdida de valor accionaria, a los bancos no les queda más remedio que vender sus participaciones en empresas y vender sus edificios.

24.- El crack financiero norteamericano arrastra consigo a todas las Bolsas de Valores del mundo. Se desconoce la dimensión total del problema; las cifras van desde los 500,000 millones de dólares hasta los 3 billones (billones latinos: 3 millones de millones) de dólares.


25.- El imperio norteamericano –unipolar desde 1989- se derrumba. El sistema financiero internacional debe rehacerse en su totalidad.

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV