::::

martes, septiembre 23, 2008

La crisis financiera de EU y el debate acerca del "desacoplamiento" de Europa.

Por Michael Liebig desde Wiesbaden.

Reseña Estratégica 19 de septiembre de 2008.


http://www.msia.org.br/

Entre el 8 de agosto y la primera semana de septiembre, la gran prensa europea se metió de cabeza en reportajes sobre la crisis en el Cáucaso. De alguna forma, la histeria de una supuesta "nueva Guerra Fría" se desvaneció después de la cumbre de la Unión Europea (UE) celebrada el primero de septiembre, y del viaje del presidente francés Nicolas Sarkozy a Moscú y a Tbilisi el 8 y 9 de septiembre.

Días después, el periódico suizo Neue Zürcher Zeitung así se refería a las discusiones desarrolladas en la conferencia anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), en Ginebra, los días 13 y 14 del mes en curso: "Ninguna Guerra Fría en el horizonte".

Durante la agitación en torno a la situación en el Cáucaso, la crisis financiera y económica en EU estuvo casi ausente en la prensa. Además, en agosto, el dólar norteamericano experimentó una considerable revalorización frente al euro y un alegado "crecimiento" del PIB, evaluado en un 3.3% en el segundo trimestre, parecería indicar que la economía del país se zafaba de la recesión. Al mismo tiempo la prensa financiera internacional publicaba una andanada de artículos anunciando que las economías de la UE estaban rondando en una profunda recesión- no solamente Gran Bretaña, España, Irlanda y los Estados Bálticos, sino también la poderosa economía alemana, en particular.

Mientras tanto, el 7 de septiembre, la realidad volvió a la carga y, para quien no reparó, ella se manifestó con toda su fuerza el domingo 14.
En el primer domingo, el gobierno norteamericano nacionalizó los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, con 5.5 billones de dólares en sus libros. Con ironía, el economista Nouriel Roubini rotuló a la iniciativa como "la mayor y más socialista intervención gubernamental en asuntos económicos desde la creación de la URSS y de la China Comunista". No obstante, leyendo al tradicional diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, que describe la crisis en el Cáucaso como un "punto de inflexión" en la historia mundial, se tiene la impresión de que la nacionalización de las dos empresas era apenas algo ligeramente mayor de lo que era la insolvencia del banco de fomento alemán IKB, cuyos activos no llegaban ni siquiera al 1% de las gigantes norteamericanas.

Mientras tanto, el 15 de septiembre, ocurrió la bancarrota del tradicional banco de inversiones Lehman Brothers y la bancarrota de facto de Merrill Lynch, después de que el gobierno norteamericano rechazó ayudarlos o nacionalizarlos. Para empeorar el cuadro, la gigantesca aseguradora AIG también se acerca a la insolvencia. Aparentemente, Washington no puede darse el lujo de asumir la responsabilidad legal por los rumbos de los dos bancos y de la aseguradora, después de asumir los casi 6 billones de dólares de Fannie Mae y de Freddie Mac -apenas Lehman Brothers exhibía un quebranto superior a los 600 mil millones de dólares. Es preciso considerar que la propia credibilidad de EU se encuentra en juego.

El déficit presupuestario anual de EU es del orden de los 400 mil millones de dólares. El déficit en cuenta corriente, se encuentra en los 800 mil millones de dólares. Cerca del 50% de los títulos del Tesoro que financian la deuda total del gobierno, superior a los 9 billones de dólares, están en manos de extranjeros. La decisión de nacionalizar las agencias hipotecarias ya había sido significativamente sugerida por gobiernos extranjeros que temían por sus inversiones en ambas. Estos gobiernos, en especial lo asiáticos, presionaron para que el gobierno norteamericano garantizara sus inversiones.

Hay una duda creciente de que el gobierno de EU esté llegando a una situación en la que pueda verse incapaz de hacer frente al servicio de su deuda externa. En los últimos meses, han ocurrido cosas que hasta hace poco tiempo eran consideradas "impensables". ¿Será posible que una moratoria norteamericana al estilo argentino se encuadre en esta categoría?

El gobierno estadounidense, la Reserva Federal y la "industria financiera" del país crearon la mayor cantidad de deuda en la Historia mundial. Si alguna comparación histórica es posible, los EU se encuentran hoy en una condición financiera similar a la de la Alemania post- I Guerra Mundial. Para que no haya algún mal entendido, solamente un individuo moral e intelectualmente descalificado podría regocijarse con la crisis norteamericana, pero el hecho concreto es que, en la historia real, no existe el "excepcionalismo americano".

El debate del "desacoplamiento"

En una entrevista concedida a la agencia Bloomberg el 15 de septiembre, el renombrado analista suizo Marc Faber afirmó que las bancarrotas en serie en Wall Street no representaban, necesariamente, "un desastre para el resto del mundo". La evaluación es sensata. Lo que es probablemente la peor crisis financiera en la historia de EU no significa la quiebra final del sistema financiero mundial. Dicho esto, el sistema financiero global ha experimentado dramáticos cambios en los últimos doce meses, y sufrirá otros tal vez más radicales. Hasta un editorial del Frankfurter Allgemeine Zeitung del 16 de septiembre tuvo que admitir que "la quinta onda de choque que avasalla los mercados financieros", desde agosto de 2007, significa que el sistema financiero "nunca más será el mismo".

Por su parte, el gobernador del estado de Hesse (donde se sitúa el centro financiero alemán, en Frankfurt), Roland Koch, notorio por sus posiciones pro-Estados Unidos, afirmó que los tiempos de "imitación de los padrones estadounidenses" en las finanzas se acabaron.

Un análisis de la prensa financiera alemana, suiza o británica mostrará un acalorado debate acerca de la perspectiva de que Europa sea arrastrada por la crisis en EU. Los que afirman que el "desacoplamiento" es imposible son los mismos que, literalmente hace días atrás, promovían la línea de que Europa debería imitar el ejemplo estadounidense: desregulación financiera, más "innovación" y expansión de las deudas públicas y privadas. Pero, lo que supuestamente garantizaría una economía dinámica y creciente, transformó a EU en una gigantesca montaña de endeudamiento, qué esta desmoronándose de forma extremadamente dolorosa.

Aunque Europa no dejará de ser afectada por la crisis en EU, no será tragada por ella. Aparentemente, un nuevo tipo de "proteccionismo" está emergiendo en el continente, aunque de una variante problemática. En cuanto las bancarrotas en Wall Street estaban por ser anunciadas los ministros de finanzas de la eurozona se reunían en Niza, Francia. Poca cosa salió del encuentro, excepto que el luxemburgués Jean-Claude Juncker continuará siendo el presidente del Comité Económico y Financiero de la UE (Ecofin) y que los gobiernos de la eurozona no adoptarán políticas "reflacionarias" al estilo norteamericano. En paralelo, el Banco Central Europeo (BCE) actúo de forma totalmente diferente a la Reserva Federal: las tasas de interés de la eurozona se encuentran en un 4.25%, contra 2% en EU (mantenida así el 16 de septiembre), lo que significa intereses negativos de por los menos 3% en EU y una tasa moderada de 1% en Europa. Las estadísticas económicas son manipuladas en todas partes, pero, en Europa, a diferencia de EU, los precios de los alimentos, la energía y los combustibles no son excluidos del cálculo de las tasas de inflación.

En Europa, parece que está emergiendo un consenso silencioso de que la inflación de precios de activos financieros impulsada por EU, necesita ser revertida -exactamente, evitando cualquier interferencia en la dinámica de desvalorización de los activos financieros que está en marcha. Desde octubre de 2007, 12 billones de dólares se "evaporaron", solamente en los mercados accionarios mundiales (algunos estimados elevan ese número hasta 17 billones de dólares). Este gigantesco proceso deflacionario es el resultado de un "desbalance financiero" promovido por los mercados, y no de una reglamentación abarcante, que, evidentemente, es urgentemente necesaria.

El "núcleo duro" en el BCE, centrado en el Bundesbank alemán, quiere que este "desbalance financiero" ocurra de forma "natural", para evitar una reacción en cadena descontrolada que pueda llevar al colapso del sistema financiero.
No se debe olvidar que políticas "reflacionarias" al estilo norteamericano promovieron montañas de deudas en algunos países europeos, aunque con ciertas peculiaridades regionales. Los resultados desastrosos de esas iniciativas pueden, ahora, ser vistos en Gran bretaña, España, Irlanda y, en particular, los Estados Bálticos.

Inversiones en economía real

Lo que peligrosamente falla en esta perspectiva europea del "tradicionalismo financiero" es la protección de la economía real del continente contra las consecuencias de la crisis oriunda de EU. El peligro de una recesión europea en 2009 es real. Las industrias exportadoras de Alemania se han aprovechado de la montaña de deudas de EU y de las "economía de burbujas" en Europa. Las exportaciones alemanas hacia esos mercados se encogerán y tendrán que ser compensadas por otros mercados. Esto, podría ser difícil, porque China, Rusia y otras economías emergentes experimentarán, igualmente, una difícil fase de ajuste, re-enfocándose hacia el desarrollo económico interno.

Por lo tanto, el estímulo de la economía real interna será vital para Alemania y otros países de la UE, pero no mediante políticas "reflacionarias" a la moda norteamericana, estimulando ganancias financieras, burbujas inmobiliarias y consumo vía endeudamiento.

Economistas alemanes como Wilhelm Hankel y el ya fallecido Claus Noe ya enfatizaban correctamente que la primera y más importante tarea es una nueva política económica que incentive y promueva la reorientación de vastas cantidades de ahorro privado, del sector financiero hacia inversiones productivas en la economía real. Los alemanes tienes una tasa de ahorro bastante elevada, del 11% del PIB, y una vasta reserva de capitales acumulados en fondos de pensión privados. Estos capitales tienen que ser dirigidos hacia proyectos de educación, infraestructura, tecnologías avanzadas y otros, a escala nacional, o bien para proyectos transnacionales de infraestructura. El ministro de finanzas italiano, Giulio Tremonti, ha propuesto la utilización del Banco Europeo de Inversiones (EIB, en inglés) para semejantes inversiones en la economía real. Títulos emitidos por el EIB podrían tener intereses bajos, pero, a diferencia de las inversiones financieras "innovadoras", ¡ellos están seguros! Si semejante estrategia económica fuera implementada en Alemania y Europa en general, el desacoplamiento de la crisis norteamericana sería factible.

Pero, si esto no ocurre, Alemania se verá a la vuelta con una recesión real en un año o menos. Y, en septiembre de 2009, habrá elecciones para el Parlamento (Bundestag). Los candidatos a canciller son Angela Merkel, por los demócrata-cristianos, y el ministro de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier, por los social-demócratas. Ninguno de los dos ha manifestado como piensa evitar una recesión. Este será el tema dominante en los próximos meses. Sin una nueva estrategia económica en el ámbito nacional y europeo, una cosa parece ser cierta: el recién formado "Partido de Izquierda" (el antiguo Partido del Socialismo Democrático-PDS) tendería a ganar un buen número de curules en el Parlamento.

Pero, antes, habrá elecciones en EU, el 4 de noviembre. El próximo presidente de EU enfrentará una tarea gigantesca, la de sacar a su país del profundo hoyo económico y financiero. El impulso natural de los principales actores económicos y políticos en el escenario mundial será el de proteger a sus economías de la lluvia de cenizas radioactivas emanadas de la crisis económica-financiera norteamericana. Una vez que las cosas se hayan asentado en EU -financiera, económica y políticamente-la tarea principal será la construcción de una nueva arquitectura financiera multipolar. Por lo tanto, en China, Rusia, la UE, India, Brasil y otros países, el trabajo de proyectar un nuevo orden económico mundial debe comenzar sin demora.
::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando a Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV