::::

lunes, diciembre 08, 2008

Crisis y pérdida de tiempo.

G20: Perdiendo el tiempo mientras la crisis avanza.

Reseña Estratégica, 5 de diciembre de 2008 (http://www.msia.org.br/
).-
Como se preveía la cumbre del G-20 celebrada en Washington el pasado 15 de noviembre, no produjo más que una carta de "buenas intenciones", como oportunamente la calificó la revista alemana Spiegel OnLine del 17 de noviembre, por lo que apenas justificó los gastos del evento. Aunque el manifiesto de cinco páginas divulgado por los jefes de gobierno responsables por casi el 90% del PIB mundial contenía algunas observaciones importantes acerca de las causas de la crisis global y establecía ciertas acciones para enfrentarla, terminó evidenciando que la agenda del evento fue decisivamente dictada por el anfitrión George w. Bush y su coadyuvante el premier británico Gordon Brown, para quienes ninguna agenda anticrisis puede cuestionar los sacrosantos principios del "libre mercado" y del "libre comercio" -las causas últimas de la crisis.

De la misma forma, se patentizó que nadie está dispuesto a emprender acciones internacionales antes de que Barak Obama ocupe la Casa Blanca a partir del 20 de enero próximo, con la intención de darle un plazo razonable para tomar las riendas del gobierno -lo que explica la espera hasta el mes de abril para la realización de la siguiente cumbre del grupo en Londres, Inglaterra.

El único problema es que la realidad no se escapa del agravamiento de la crisis global, con la amenaza más que palpable de una brutal recesión pendiendo sobre las economías de todo el planeta, y no estando en sintonía con la agenda política, dificultosamente podrá esperarse hasta abril de 2009, en caso de que se quiera evitar una devastadora depresión "globalizada" de consecuencias inimaginables. Con la crisis financiera infestando en progresión geométrica los sectores productivos de la economía real y, de forma irónica, el comercio internacional -debido al virtual congelamiento de las cartas de crédito que lo sustentan desde hace siglos se necesitarán medidas efectivas en las próximas semanas, para impedir un impasse global que podría asemejar a la Gran Depresión de la década de 1930 a un simple ejercicio académico.

El drama de los grandes fabricantes de automóviles estadounidenses, en especial la amenaza de bancarrota de la GM, uno de los símbolos del capitalismo industrial, da un panorama de las consecuencias de la inacción, con la posibilidad de decenas y centenas de millones de pérdidas a lo largo de la cadena productiva sectorial, no solamente en Estados Unidos, sino también en sus subsidiarias de otros países. Las violentas protestas de la semana pasada por parte de funcionarios de su filial española, son una pequeña muestra de las turbulencias que se pueden esperar de este proceso de deterioro de la economía física.
El hecho es que, vale repetirlo, no hay soluciones dentro de las "reglas del juego" vigentes; el sistema financiero y monetario internacional en su actual forma es disfuncional, insostenible e "insalvable". Cualquier pretensión de solucionar la crisis con los remedios habituales, como la reducción de las tasas de interés casi a cero o prácticamente tasas negativas en términos reales, o la reapertura de la paralizada Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC) -obsesión por cierto de algunos gobiernos- no pasa de ser una peligrosísima ilusión, que podría costar muy caro a todas las economías del planeta.


Aún falta lo peor.

Si alguien albergaba ilusiones acerca de la gravedad de la crisis sistémica-global, será mejor que lo reflexione, en la medida en que la contaminación "tóxica" que está desmantelando por dentro a los mercados financieros "globalizados" se extiende por la economía real en todos los cuadrantes del planeta. Dos informes recientemente divulgados dejan claro que lo peor aún no llega.

La semana pasada, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) divulgó su Panorama Económico, advirtiendo que sus 30 integrantes están frente a la "recesión más grave desde la década de 1980", lo cual implicará un aumento de 8 millones de desempleados en un lista que ya engloba a 34 millones de personas. El informe afirma que los EU y la Unión Europea se encuentra ya en una recesión que podría prolongarse por lo menos hasta finales de 2009, pero, de forma por demás optimista, considera que la crisis financiera tendrá efectos limitados en las economías emergentes, como India, China y Brasil.

Para atemperar los efectos de la crisis, la OCDE apoya la propuesta de planes de estímulo nacionales, con acciones coordinadas entre gobiernos y bancos centrales para incentivar la oferta y la demanda, inclusive con inversiones en infraestructura.

En la misma línea, el primero de diciembre, tocó el turno a la Organización de Naciones Unidas (ONU) difundir anticipadamente el informe Situación y Perspectivas de la Economía Mundial 2009, el cual anticipa solo 1% en el crecimiento económico mundial para el año próximo, una drástica reducción. "La mayoría de las economías desarrolladas entró en recesión durante el segundo semestre de 2008 y la desaceleración económica se extendió hacia los países en desarrollo y a las economías en transición, dice el informe (Reuters, primero de diciembre de 2008).

En tono de urgencia, el documento también pide el establecimiento coordinado de paquetes de estímulo económico, para limitar el impacto de la desaceleración de las economías occidentales sobre los países más pobres. Aún así, reconoce que el cuadro es sombrío: "Un estímulo fiscal coordinado en gran escala entre las economías principales desviaría lo peor de la crisis, pero….no evitaría una desaceleración significativa de la economía global en 2009".

Por otro lado, un informe supuestamente reservado del Citigroup para clientes preferenciales fue filtrado a la prensa -probablemente de forma deliberada-contiene pronósticos aún más sombríos para los próximos meses. El autor de la "filtración" fue, una vez más, el editor de negocios internacionales del Daily Telegraph, Ambrose Evans-Pritchard, siempre bien informado en cuanto a las tendencias y temores de círculos del Establishment financiero ligados a la City de Londres. Aunque parezca apocalíptico, el título de la columna del 26 de noviembre apenas proporciona una pálida idea del estado de ánimo de los otrora poderosos "señores del universo"-"Citigroup dice que el oro puede irse arriba de los 2,000 dólares el próximo año, aún cuando el mundo se desmorona". Vale reproducir los pasajes más relevantes:

"El banco dice que el daño causado por los excesos financieros del último cuarto de siglo está forzando a las autoridades mundiales a tomar medidas nunca intentadas antes. Este juego (gamble, en el original), probablemente acabará de una u otra manera extrema: o con un resurgimiento de la inflación, o en un espiral descendente rumbo a la depresión, desorden civil y, posiblemente, guerras. Ambos de los procesos provocarán una corrida hacia el oro.

El estratega del banco, dijo 'El mundo no volverá a la normalidad después de la magnitud de lo que ellos hicieron. Cuando el polvo se asiente, o eso funcionará y el dinero que pusieron en el sistema alimentará un choque inflacionario, o no funcionará, porque ya fuero hechos muchos daños y veremos un deterioro financiero continuo, con el riesgo de un ciclo de retroalimentación. No creemos que esto sea el resultado más probable, pero, en la medida en que pasan las semanas y meses, hay un peligro creciente de un círculo vicioso, en la medida en que la confianza se vaya', apuntó.

'Esto llevará a la inestabilidad política. Ya vemos países en la periferia de Europa bajo severas tensiones. Algunos líderes ahora tienen índices record de impopularidad. Hay un riesgo de tumultos domésticos, comenzando con huelgas, porque las personas se están sintiendo desamparadas'"

Como hemos insistido, es posible que el choque de realidad provocado por el agravamiento de la crisis lleve a los lideratos nacionales a dejar de lado los inútiles intentos de salvar el sistema y comiencen a discutir -y poner en práctica-medidas efectivas para reconstruir la economía y las finanzas mundiales.

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV