::::

lunes, diciembre 22, 2008

Más que satisfactorio, el grado de aceptación hacia mi gobierno, señala Emilio González

Marcha contra Emilio por la mentada de madre Foto: Cesar Huerta/Extensión Medios


“La mentada de madre quedó en algo anecdótico; si acaso me hizo más conocido”, dijo

JUAN CARLOS G. PARTIDA

La Jornada Jalisco

Tras declararse más popular que cuando llegó al cargo, según sus últimas encuestas, pero sin ser “un semidiós”, el gobernador Emilio González Márquez dijo que la mentada de madre que recetó en abril pasado a sus críticos lo único que logró fue que hoy sea más conocido, pero no dejó una huella más allá de lo anecdótico, porque no impactó como si hubiera sucedido si se tratara, por ejemplo, de una obra pública mal hecha. También se señaló como impulsor y fortalecedor de la separación de los tres poderes públicos.

“El grado de aceptación y de calificación hacia el gobierno, los datos recientes, es más que satisfactorio. No me enorgullezco (por la mentada), creo que todos lo hacemos, pero no está bien; creo que una persona pública tiene que guardar un lenguaje. Independientemente de que en la vida privada, cuando vamos al futbol o a las luchas, todos lo hagamos, pues sí esperamos que un gobernante no lo haga. Y lo dije desde el otro día, me equivoqué y quedó como algo en la anécdota que, gracias a Dios, no tiene ningún impacto en el gobierno y no tiene ningún impacto en la calificación del gobierno. Si acaso me hizo más conocido, pero es algo que no busco ni que digo que esté bien ni que quiero volver a hacer”, dijo.

Entrevistado por varios medios el viernes en Casa Jalisco, González Márquez consideró que esa “anécdota” demostraba su nula ortodoxia como gobernante que guarda las formas. Lo importante, afirmó, son los resultados. Y uno de los evidentes es la separación de los poderes Judicial, Legislativo y Ejecutivo que hay en el estado.

“Sí creo que dentro de mi estilo heterodoxo de ser persona no hecha a los moldes políticos, he abonado para el fortalecimiento, la división y el equilibrio de los poderes”, asentó.

El gobernante dijo que nadie puede decir con argumentos que “el Legislativo esté sometido al Ejecutivo”, aunque se critique la forma en que él ha buscado esa separación.

“Nunca como ahora estos debates y divergencias entre el Poder Ejecutivo y Legislativo, nunca como ahora, también el Poder Judicial, incidiendo en las decisiones del Ejecutivo. Hemos logrado tener un gobernador y no tenemos más un semidios, no aspiro a serlo, no trabajo para ello y, por el contrario, yo soy el primero que trabaja para acotar al Ejecutivo. Porque venimos de una larga tradición que si quieren nos remontamos hasta la época colonial virreinal o al México independiente o al México posrevolucionario, pero nos hemos hecho a la idea de caudillos, militares un tiempo, caudillos políticos.

“Yo he tratado de desmitificar el cargo del Ejecutivo, someterlo a la ley y ponerlo en equilibrio con los otros poderes. Mi estilo es totalmente heterodoxo, no pido que se me reconozca (ríe) nunca por mi ortodoxia política, ni en el hablar ni en el actuar; yo voy por resultados”, aseveró.

Concedió, sin embargo, mérito a otros al señalar que “no me es exclusivo” lo referente al tema de la separación en los poderes públicos.

“Muchos hemos trabajado por que el Legislativo sea un verdadero poder y no un apéndice del Ejecutivo. Yo no sé, bueno, yo sí sé que todos los poderes debemos seguir trabajando para mejor, pero puedo decir que he respetado al Legislativo. Soy un gobernador que cuando una decisión del Legislativo no me parece adecuada, la observo, dentro de lo que marca la ley. Y soy un gobernador que busca no interferir en las decisiones del Legislativo. No se nombran magistrados, no se nombra nada por presión del gobernador, es decisión soberana del Congreso. Y ellos también deberán rendir cuentas”, añadió.

Las encuestas

Para demostrar que no afectó en imagen la mentada de madre que ofertó en el Banquete del Hambre frente al cardenal Juan Sandoval Iñiguez contra quienes criticaban la macrolimosna que otorgó del erario para un santuario cristero, González Márquez insistió varias veces durante el encuentro con los medios sobre el resultado de la encuesta más reciente de las que le realizan periódicamente, aún a pesar de las manifestaciones de regresarle la frase que se ha dado en por lo menos ya tres actos públicos.

“Depende si cuentan las opiniones o las excepciones. Si en un evento donde hay 2 mil personas cinco censuran y mil 995 aplauden, y enfocamos la censura, parecería que sí, igual podríamos enfocar lo otro. Es parte de una misma realidad, todas las mediciones me califican bien; creo que tengo una calificación que nosotros pensábamos alcanzar con los resultados del próximo año. Hay gente que no me quiere, claro.

“Vamos un poquito a números que yo sé que no debe ser, pero bueno. Yo gané con el 45 por ciento de los votos, significa que de los que votaron, el 55 por ciento no votó por mí; pero la aceptación que traigo ahora, la que trae este gobierno, está muy por encima de los que en su momento votaron por mí. Yo creo que este incidente ha dado pie a una demostración adicional de aceptación de las expresiones de la gente, la gente se deshinibió y dice lo que quiere decir y me precio de ser un impulsor de la libertad de expresión. Yo no sé si en otros estados la gente pueda decir lo que se dice aquí en Jalisco y no pase nada, porque hay un gobernador que respeta y promueve la libertad de expresión”, dijo.

Para concluir el tema, González Márquez ratificó en su respuesta siguiente que “la mentada fue algo inadecuado que en su momento ofrecí disculpas y que no ha tenido mayor impacto”, que “no le hizo daño a nadie, es una anécdota en la vida de Jalisco; digo, no me doy tanta importancia como para decir que eso marca un antes o un después, no, es un incidente anecdótico que no tiene ningún impacto en la calidad de vida de los jaliscienses”.



::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV