::::

viernes, diciembre 19, 2008

El insalubre Gutiérrez Carranza

Foto: Cesar Huerta/Extension Medios


El Lobby
La Jornada Jalisco
MAURICIO FERRER


El conflicto entre el sindicato de trabajadores de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) y el titular de la dependencia, Alfonso Gutiérrez Carranza, puede costarle la vida a más de algún jalisciense. Ya sucedió en el transcurso de estos días el fallecimiento de un recién nacido en el Hospital Materno Infantil Esperanza López Mateos, caso que oportunamente dio a conocer Viridiana Saavedra, reportera de La Jornada Jalisco.

De igual manera, Saavedra reveló en días pasados las conversaciones entre el funcionario y el sindicato: diálogos en los que Gutiérrez Carranza hizo gala de su prepotencia e indiferencia a la salud de los que aquí vivimos.

Según Carranza –en esas grabaciones que redactó la reportera de este rotativo–, gana más en sus negocios que como secretario de Salud. Además, está en el puesto “por Emilio”, o sea, por ser cuate, cuaderno, brother, compadre, carnalazo del mandatario Emilio González Márquez.

Gutiérrez Carranza es el mejor secretario del gabinete estatal, según lo ha presumido González Márquez a todo aquel que invita a Casa Jalisco. “Tiene unas grandes ideas (Gutiérrez Carranza)”, ha expresado el gobernador ante quienes le preguntan por qué no lo ha retirado del cargo aun cuando la percepción pública hacia el secretario no es la más grata.

Ayer, en la sesión del Congreso del Estado, el priísta Jorge Villanueva solicitó la comparecencia del secretario en tres comisiones legislativas. La propuesta fue avalada por todas las fracciones parlamentarias, incluida la del Partido Acción Nacional (PAN).

Villanueva recordó que en febrero pasado el PRI ya había pedido la destitución de Gutiérrez Carranza, en días posteriores a la muerte del menor de 8 años Miguel Angel López Rocha, a causa de una intoxicación por arsénico al caer en el río Santiago.

“Compras irregulares en los insumos para el combate al dengue y los medicamentos para el Seguro Popular, tráfico de influencias, hostigamiento laboral en el Hospital de la Mujer, ofensivo dispendio en gastos innecesarios como las camionetas y escoltas, confrontaciones lamentables con integrantes del Poder Legislativo y con funcionarios de otros estados y de la federación, opacidad, falta de veracidad y falseamiento en el manejo de la información pública, desatención de los problemas sanitarios concomitantes a la contaminación del río Santiago, falta de intervención eficaz en el tema de la contaminación atmosférica de Miravalle y Loma Dorada, desatinos en el manejo del conflicto del Hospital General de Zapopan, desatención de los programas del combate al Sida, una serie de irregularidades en el brote del dengue, obesidad infantil, falta de medidas consistentes en el prevención de diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia y obesidad en adultos, omisiones en el combate al uso del clembuterol, subejercicio del ramo 33 y un largo etcétera”, fueron los argumentos que enlistó el priísta, ante los cuales a nadie en el recinto legislativo le quedó duda que era necesaria la comparecencia del secretario.

Una comparecencia servirá sólo para la nota periodística, pero no para solucionar el problema de raíz: un cambio en la dirección de la SSJ.

Es común que una persona pueda disgustarse con otra. Pero 8 mil 500 agremiados en un sindicato, es una razón de peso para pensar que las cosas no andan bien en la SSJ.

La relación del secretario con los medios de comunicación tampoco es muy grata. Es común que Gutiérrez Carranza, ante una nota que no le guste, opte por no dar alguna entrevista, o bien, bromee de manera despectiva hacia quienes dan una visión diferente a lo que pretende que se hable de él o de cualquiera de sus subalternos: bonito y suave.

Sin embargo, por experiencia propia, no son muy confiables las declaraciones del titular de la SSJ o de alguno de los que nombra como directores de departamentos, como Elizabeth Ulloa, de Salud Pública, quien ante la verdad opta por descalificar e incluso denostar con mentiras.

Así las cosas, mientras este acontecimiento cada vez es más monitoreado a nivel nacional, los centros de salud están en un paro al que califican de ilegal, aun cuando las demandas sean válidas; la atención médica es nula o tardía, la represión está a la vuelta de la esquina y un secretario es intocable, pues es “amigo” del gobernador con el que ha de festejar la Navidad y hasta le ha de decir: “¡chúpele pichón!”.


::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV