::::

jueves, diciembre 04, 2008

Pino Cacucci en la FIL





Jorge Gómez Naredo
fotos: Luis "El AbueLO"
reportando desde la FIL


Pinco Cacucci es un italiano extraño: habla perfectamente español; conoce la ciudad de México como pocos; sabe cómo mentar la madre en castellano "mexicano"; habla de historia de nuestro país, la conoce bien, en especial la de la primera mitad del siglo XX; ha hecho dos novelas sobre mujeres que o nacieron en México o pasaron aquí una parte de sus días. Y por si esto fuera poco, varias de sus novelas que han sido éxitos en Italia, se basan en México, en algún punto de su geografía. Sí, Pino Cacucci es un italiano extraño: digamos, como dijo de él Paco Ignacio Taibo II: "es un escritor mexicano nacido en Italia".


En la Feria Internacional del Libro presentó su más reciente novela traducida al español: Nahui, una biografía narrativa de Carmen Mondragón y de su contexto, porque como el mismo Cacucci lo mencionó, la obra fue "un pretexto para contar la ciudad de México en el siglo XX".



Cacucci, durante la presentación de la obra, en la cual estuvo acompañado de Paco Ignacio Taibo II, habló de muchas cosas: dijo, en tierra jalisciense, que el Dr. Atl, además de buen pintor, había sido "como ser humano una caca de cerdo pisada". Es más, narró la relación del artista local con los nazis y de sus constantes cambios de ideología. También trató (no podía ser de otra forma) los problemas que aquejan a México, los flagelos que se ciernen sobre este país.


La presentación culminó con una reflexión sobre la memoria, sobre la necesidad de recordar el pasado, de no olvidarnos de lo que sucede en el ayer: "estamos viviendo en la época del olvido. El olvido es la ley del día: nos olvidamos de todo. La memoria es algo que ni la encuentras en el vocabulario. La tarea de narrador es ésta", escribir para que no se olviden las hazañas humanas, aunque esas hazañas no hayan sido hechas por los grandes hombres. Sí, dijoCacucci, el escritor debe rescatar la memoria y luchar contra el olvido. Y es difícil, porque hoy "la televisoras son usadas para hacer un lavado de cerebro cotidiano". Pero ahí va, lentamente, rescatándose. Y la obra de Pino Cacucci es un buen ejemplo.












No hay comentarios.:

radioamloTV