::::

domingo, junio 29, 2008

El linchamiento de Ebrard

POR JORGE ZEPEDA PATTERSON www.jorgezepeda.net

29 de junio de 2008
El Universal


El PAN está haciendo todo lo posible para convertir la tragedia del New’s Divine en una “noticia divina” para su causa. Hasta ahora Marcelo Ebrard les había ganado el pulso de la batalla por la opinión pública gracias a sus playas de verano, su pista de hielo, los operativos de expropiación contra las bandas criminales y la consulta pública sobre la reforma energética, entre otras. Pero ahora lo han pillado con los dedos en la puerta y harán todo lo necesario para amputárselos.

Germán Martínez, presidente del PAN, ha dicho que Ebrard es 100% responsable de la tragedia y que debe pagar políticamente por ello. Más de un comentarista ha pedido la renuncia del jefe de Gobierno. Un despropósito que equivaldría a enjuiciar a Calderón cada vez que una presa derramada damnifica a alguien o un retén militar comete un crimen. Pienso que Ebrard y su equipo son culpables de una estrategia demagógica que buscaba congraciarse con electores conservadores gracias al combate a la delincuencia. Creyeron que proyectar un poco de Giuliani y “tolerancia cero” vendría bien a las aspiraciones presidenciales para 2012. Pero se les pasó la mano: carece de sentido dedicar docenas de policías a redadas de adolescentes cuando un par de inspectores habrían bastado para detectar irregularidades y clausurar el lugar.

Pese a ser un político que en teoría se ubica en “la izquierda”, hasta ahora Ebrard se había mostrado extrañamente proclive a desplegar cuerpos policiacos ante los ciudadanos (reubicación de comerciantes, operativos en Tepito, desalojo de bloqueadores de calles). Los operativos habían sido aplaudidos por la opinión pública. El jefe de Gobierno tendría que haber sabido que estaba jugando con fuego. Está semana se quemó.

Pero pedirle que asuma la responsabilidad personal, como si él hubiese dado la orden criminal de cerrar las puertas de la discoteca, es obviamente un exceso discursivo que busca medrar políticamente con la tragedia. De hecho, me parece que los instintos políticos que caracterizan a Ebrard han reaccionado rápido y en la dirección correcta: despido del delegado y detención del jefe policiaco responsable de la operación.

Recordemos que todavía estamos esperando que algún funcionario importante sea despedido o detenido en los casos de Ulises Ruiz en Oaxaca, Mario Marín en Puebla o Peña Nieto en Atenco. En todos ellos la presidencia del PAN ha guardado silencio o de plano incurrido en complicidad.

Marcelo Ebrard se había convertido en pluma de vomitar de los panistas por varias razones. Una de ellas, su negativa a reconocer la presidencia de Felipe Calderón. Pero, sobre todo, es la amenaza que Ebrard representa como rival para el 2012.

Hace dos semanas Germán Martínez se deshizo de Santiago Creel, uno de los principales contendientes de la carrera presidencial del 2012, destituyéndolo como coordinador de senadores. Hoy busca provocar el mayor daño posible a otro rival y para ello cuenta con la maquinaria mediática del gobierno y sus aliados que seguirán explotando la tragedia de la disco. Quedan dos más en la lista que superan en popularidad a Camilo Mouriño, delfín del presidente: Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota. Desde luego, se lo pensará dos veces antes de atacar al gobernador del estado de México y poner en riesgo la alianza con el PRI.

Por lo pronto, Ebrard se les ha puesto en la mira y harán todo lo posible por dejarlo mal herido. Germán Martínez está de cacería.

No hay comentarios.:

radioamloTV