::::

domingo, junio 29, 2008

El encuentro

Temacapulín no quiere ser reubicado, quiere diálogo con el Gobernador y que defienda la soberanía de Jalisco en esta presa que mucho daño y poco beneficio traería a la región


Mónica Pérez Taylor
28 Jun. 08
Mural

En las últimas semanas retomó fuerza un tema urgente para nuestro futuro sostenible: el rescate integral de la cuenca Lerma-Chapala-Santiago-Pacífico, de la que dependemos 20 millones de habitantes. Aprovechando el Día Mundial del Medio Ambiente la dirigente del PRI, Beatriz Paredes, abrazó la causa en el Lago de Chapala junto con el Rector de la UdeG, Carlos Briseño. La Cámara de Diputados de la 60 legislatura organizó un foro en el que se comprometieron a integrar proyectos específicos para la cuenca que serán incluidos en el Presupuesto Federal 2009 y fue evidente en la ponencia de la maestra Cindy McCulligh, de Imdec, la influencia lesiva del director de la CEA, César Coll, en el saneamiento de las cuencas de la zona conurbada de Guadalajara. La comisión de senadores que analiza la declaratoria como zona de emergencia sanitaria para Juanacatlán y El Salto decidió reprogramar la última reunión pues los titulares enviaron a unos representantes: se demanda la presencia de los Secretarios. Y tras casi seis años de gestiones para la cuenca, la CCA del TLCAN abre un expediente de hechos sobre el río Santiago y la presa de Arcediano por las obvias irregularidades del proyecto y su inviabilidad.

La semana pasada se realizó el 5º Encuentro Nacional del Movimiento de afectados por las presas y a favor de los ríos (Mapder) y el 1º Encuentro de la Red Mexicana Antiminera (Rema) en Temacapulín, para llamar la atención sobre el proyecto de la Conagua que podría desparecerlo junto a otros pueblos y miles de hectáreas de territorio con la presa El Zapotillo. Un encuentro extraordinario que convocó a afectados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Morelos, Distrito Federal, Estado de México, Puebla, Hidalgo, San Luis Potosí, Jalisco, Nayarit, Durango, Coahuila y Chihuahua en un intercambio de experiencias de despojos, desalojos, represión y resistencia de los pueblos que defienden sus ríos de las presas y sus territorios de la extracción minera. Convivimos solidariamente durante cuatro días con amigos que llegaron desde Brasil y de Guatemala, gracias a la hospitalidad del pueblo de Temacapulín.

Cada caso es una historia de aprovechamiento irracional de recursos naturales para el beneficio de empresas privadas nacionales y transnacionales con la secuela interminable de empobrecimiento, contaminación, insalubridad, enfermedad y muerte. Nada de progreso, desarrollo ni empleo, sino destrucción de la cultura, saqueos, desplazamientos de millones de pobladores, hacinamiento de campesinos en los cinturones de miseria urbanos o de ilegales tras fronteras. Presas y más presas inviables en miras al cambio climático. Minas que profanan territorios sagrados de pueblos originarios y que hace inviable la vida. La criminalización de manifestaciones en defensa del derecho al agua y a la tierra: líderes encarcelados, torturados, asesinados, desaparecidos o en el exilio. Resistencias heroicas como la del Consejo de Ejidos contra la presa La Parota que inundaría 37 mil hectáreas de selva y desparecería 36 pueblos en Guerrero. El movimiento Mujeres Mazahuas en Defensa del Agua que detiene la quinta etapa del trasvase Cutzamala que les arrebataría el río Temascaltepec del que dependen sus comunidades. Historias increíbles por devastadoras y crueles. Mexicanos dispuestos a dar su vida si es necesario para poner un alto al negocio privado de la destrucción ambiental alentado por el Estado.

Mucho sirvió a Temacapulín la experiencia de los afectados por la presa El Cajón, en el río Santiago en Nayarit. La reubicación del poblado El Ciruelo es una lección aprendida. De nada sirve que la CFE y su impune director Elías Ayub diga que por su parte cumplió pues la realidad es que ahí está encaramado el pueblo reubicado de El Ciruelo en un precario talud a orillas de la presa de aguas inmundas, la luz se va a cada rato, no hay agua potable, las casas son defectuosas e inadecuadas, la escuela se podría deslavar, quedaron incomunicados, perdieron sus huertas, la tierra de cultivo, las playas y las alamedas. La energía que produce El Cajón se exporta a Canadá.

La semana antepasada se reunieron vecinos de Temacapulín con González Márquez quien les aseguró que si la mayoría estaba en contra del proyecto se suspendía y citó a otra reunión para la mañana de ayer. Consta en una grabación que se pidió al Ejecutivo firmar lo dicho y expresó que con su palabra bastaba pero ayer dejó a la gente plantada a las puertas de Casa Jalisco. No estaba, se les dijo. No tiene palabra, entendimos. Temacapulín está en resistencia

No hay comentarios.:

radioamloTV