::::

miércoles, noviembre 05, 2008

Opinión sobre Mouriño:::


Juan Camilo Mouriño Terrazo es la primera víctima que cobra el venero del Diablo. El clan Mouriño sería el indiscutible ganador en la subasta de feudos que se colarán por las rendijas jurídicas de la reciente reforma petrolera. También cabe la hipótesis de un ajuste de cuentas entre la mafia gobernante. Porque no sólo los narcos se matan entre sí, también en las mafias políticas las vendettas ocurren tan a menudo y con tanta pasión y saña, como en el bajo mundo. En fin, el delfín Mouriño murió abrazado por lo que más amó en su vida: TURBOSINA, un derivado del petróleo.

El deceso de Santiago Vasconcelos fue de alegría para los traficantes que combatía y de tristeza para los traficantes que protegía. No puede ser que este señor ignorara las trapacerías de sus subalternos, de ser así, habría sido un funcionario inepto, en caso contrario, si sabía y lo consentía y compartía, era mayor la falta: terriblemente inepto y corrupto. En ambos casos, su deceso está vinculado a sus acciones como funcionario, pero es lo que un militar definiría como daño colateral.

El extraño desplome, prácticamente en vertical, de la aeronave en la que viajaban, abona a la sospecha, en un país atrapado en el sospechosismo. Fue atraída por la gravedad, esta es la verdad general, pero la pregunta es ¿por qué? Hay diversas causas probables: el súbito bloqueo al flujo de combustible, esto pudo originarse por un truco que obstruyó los ductos del combustible, con el que se alimentan los motores; por descompresión de la cabina, debida a una falla mecánica inducida o una probable implosión de baja potencia, pero suficiente para perforar el fuselaje y provocar el desplome del Jet, y a la acción de uno de los pasajeros, el extraño pasajero provocador de la misteriosa caída del aparato volador.

Quiénes pudieron hacer esto, en mi opinión los traficantes de ilícitos no tienen ni la capacidad ni la técnica para hacerlo, entonces nos quedan dos sospechosos, el entorno de Calderón y los buitres que rondan los yacimientos petrolíferos, y que verían afectados sus proyectos por los intereses compartidos, la cercanía y confianza que ligaba a Mouriño con Felipe.

Aunque ya sabemos el fin que tienen las investigaciones que en este país se llevan “hasta sus últimas consecuencias”, especialmente las relacionada con crímenes políticos (Colosio, Ruiz Massieu, Obregón, Carranza, Madero, Villa, Zapata, etc., etc., etc.) el momento no está para timorateses ni pusilanimidades, pero en las manos de Calderón está darnos una explicación convincente y

fundada de este hecho.

Gustavo Monterrubio Alfaro




::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV