::::

martes, noviembre 25, 2008

Ni chucho ni roto

Muchos creímos que durante los meses que se vivieron previos y
posteriores a las fraudulentas elecciones de 2006, vimos lo más
descompuesto del sistema político junto con sus protagonistas:
personajes inflados de soberbia cuya inmoralidad pensé que era
insuperable, hasta que exhibió sus credenciales el tristemente célebre
chuchismo que pasará a la historia como una de las corrientes más
abyectas al poder capitalista que desintegra al país.

Se distancian y hasta confrontan a López Obrador porque lo conocen y
saben que de llegar al poder no lo compartiría y mucho menos
utilizaría el aparato de Estado para que sus allegados se cobren con
creces, como se acostumbra hacer con el presupuesto. Usos y costumbres
de la política mexicana desde siempre.

Lo peor del clan presumiblemente revolucionario y democrático, es que
hace alianza con quienes han tratado por todos los medios de borrar de
la realidad todo lo que tenga que ver con López Obrador, lo cual
significa estar en la postura de hacer la guerra al pueblo comenzando
por empobrecerlo más.

Andrés Manuel es el símbolo de los oprimidos, aunque suene retórico.
Lo seguirá la gente que jamás ha sido tomada en cuenta más allá de
esquilmarla con impuestos injustos o los necesarios votos para
continuar exprimiendo los recursos humanos y naturales. Los pobres y
no tan pobres pero con sentido común están con él.

Mucha gente es consciente de que los capitalistas sin escrúpulos, el
clero que anda por los mismos pasos y los políticos de la corriente
del conservadurismo reaccionario, han conformado algo semejante a un
poderoso cartel.

Hacia allá se inclinaron los representantes "aiga sido como aiga sido"
del PRD. ¿Sirve para algo honesto y justo con la sociedad este
instituto político? Yo soy del parecer que solamente a los intereses
de los que tienen a México en esta letrina.

La mañosa telaraña de reglas y candados con la que está armado el
entramado legal para la participación política no deja opciones. Los
políticos, al menos el 99 por ciento, están en el oficio por dinero.
De manera que renunciar a la plata no es algo que esté en sus
principios más bien propios de mercenarios o vagos oportunistas de
arrabal. Tahúres de la política.

Ellos han descarrilado a México. De su perversidad surgen las fisuras
por donde la mafia penetró al Estado hasta ponerlo a su merced. Los
huecos dejados por la ineptitud y la corrupción de los políticos de
todos los partidos y filiaciones, principalmente los que han
gobernado, sirvieron para que se incubara este cáncer social que se
expande.

La falta de un programa de gobierno auténticamente social y personas
para encausarlo y defenderlo, es lo que nos mantiene en postración
perpetua.

Es una actitud demasiado cobarde y pusilánime dejar de apoyar a un
político cuya lucha está comprobada a favor de los intereses del
pueblo. Sus movilizaciones y discursos han motivado la defensa de
derechos ciudadanos, ante las fuerzas ciegas del mercado que coartan
la subsistencia de los más desprotegidos que son mayoría.

Se vive un momento crucial, en enorme desventaja las clases sociales
deprimidas se juegan con el líder lo último que les ha dejado una vida
de pobreza y angustias. Creen todavía que el movimiento contiene
elementos que pudieran librarlos a ellos o a sus descendientes, de
este sistema opresivo totalmente insensible ante su condición. En
medio de esta batalla abandonan las filas quienes pensamos eran
valientes y estaban hechos de una pieza, gente que sumada podía
inclinar la balanza a favor del pueblo. Resultaron marionetas del
poder de los capitalistas y clérigos; se mueven y bailan con la
musiquita que les pusieron de fondo. Los hilos que los manejan les
extienden sus manitas que piden borrar cicatrices y unirse en la
constelación de estrellas que luchan por México desde algún set de
Televisa, blandiendo listones rosas y blancos. En lo que paró el PRD,
sólo en México se dan estas paradojas y golpes bajos de la suerte.

Andrés Manuel no está sólo aunque se rajen éstos que le mueven sus
colas al pelele. Algo tiene que surgir, un nuevo oxígeno que perfile
el movimiento a distancia de los detractores y complotistas. La crisis
económica y social que cada día se endurece se encargará seguramente
de alimentar las fuerzas que más temprano que tarde acabarán por
romper el muro.

Por la cuarta República seguimos los que estamos.

::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV