::::

sábado, noviembre 29, 2008

Días de Feria::: inicia la FIL

Por: Juan Carlos G. Partida

La Jornada Jalisco

 

 

Inicia la FIL. La cultura italiana llega a Guadalajara. Bueno,

la que no tiene mayores problemas con Silvio Berlusconi,

quien además de dirigir el país regentea el equipo de futbol

AC Milán y tiene un consorcio de empresas de comunicación

que nomás de verlo hace relamerse los bigotes al

mismísimo Azcárraga en este lado de la mar océano.

A la ceremonia inaugural no viene Felipe Calderón,

un ahorro de soldadesca y agentes de civil, extrema seguridad

y consiguientes incomodidades para todos los

verdaderos invitados, el público y los escritores. El año

pasado el presidente sí acudió y la verdad echó a perder

lo que siempre ha sido una fiesta de la cultura y del libre

tránsito. Pero bueno, en su representación estará Josefina

Vázquez Mota, la secretaria de Educación, y con gran

pompo y platillo, el gobernador Emilio González Márquez,

lector voraz de Luis Spota y quien dice repartir

autógrafos por todo el país.

Ya el Gabo llegó anoche e hizo aparición pública en el

Paraninfo de la UdeG. A la mera hora Carlos Fuentes,

quien se dice no estará en la ceremonia de apertura, llega

de sorpresa para completar un quórum que por algunos

ángulos se ve más choncho.

La inauguración tiene confirmados para la mesa del presidium,

además de los dos políticos panistas ya señalados,

Roberto Weil, quien estará a cargo de dar una semblanza

del homenajeado Antonio Lobo Antunes, personaje que a

su vez hará el discurso desde la intensidad de su visión de

psiquiatra y escritor. De ahí en fuera estarán el presidente

de la FIL, Raúl Padilla López, la directora, Nubia Macías.

Y, esperamos, también García Márquez y su encantamiento

de abuelo sabio.

Sin la presencia de Darío Fo, escritor o actor, Nobel o

crítico ácido, ni del más filósofo que otra cosa Umberto

Eco, Italia llega sin sus grandes pesos pesados, es un

hecho. Una cultura no tan cercana como muchos quieren

hacer suponer. De entrada, denota cómo la FIL no ha podido

superar el muy extendido y natural distanciamiento

entre los mejores artistas de un país y su gobierno, es

decir, sigue sin amalgamar la obtención de recursos del

país invitado con un carácter menos oficial que permita

que los mejores escritores vengan cuando viene su nación

como invitado de honor.

Bienvenida sea la FIL y sus miles de visitantes.

EL FANTASMA DE LA FIL

Va a flotar con intensidad durante la FIL el fantasma

de la destitución del rector de la Universidad de Guadalajara,

Carlos Briseño Torres, el pasado 29 de agosto.

En primera porque está cantado que el rector destituido

y que sigue la pelea en tribunales para que lo restituyan

en el cargo, va a deambular por salones y pasillos. Y ni

modo que repartan sus fotografías en las entradas para

que los guardias le impidan el paso. Es un miedo latente

en el grupo que arropa a Raúl Padilla López, presidente

de la FIL, a quien Briseño señala como el artífice de su

destitución en el Consejo General Universitario de hoy

hace justo tres meses. El chahuistle en la fiesta de gala

de Padilla.

En realidad nadie sabe si se va a materializar o no ese

fantasma, pero ante el renaciente activismo de Briseño,

quien antier publicó un desplegado dirigido a Felipe

Calderón para recordarle que su destitución aún no está

resuelta en el Poder Judicial, no sería raro que decidiera

con su sola presencia agriarle las naranjas napolitanas al

presidente de la FIL.

Y es que ayer el equipo de Briseño se encargó de difundir

que Felipe Calderón, luego de enterarse del desplegado

del rector destituido, evitó convalidar con su

presencia a una autoridad como el rector sustituto, Marco

Antonio Cortés Guardado, por lo que decidió enviar a

su secretaria de Educación. El desplegado que aparece

hoy en los medios locales y en el cual Briseño hace un

recuento de su destitución sumaria a pesar del amparo

con que llegó a la asamblea de consejeros, es la segunda

llamarada que lanza y que trae preocupados a todos, muy

preocupados de verdad.

La estrategia del grupo de Padilla López va por el

camino de dejarlo hacer, que ande por donde quiera. Ni

lo veo ni lo oigo, es el plan A que buscará evitar que la

destitución de Briseño se convierta en comidilla internacional,

ahora con tanta prensa del mundo y ojos puestos

en lo que suceda durante nueve días en Expo Guadalajara.

Habrá que ver qué tanto se anima uno y, en su caso, hasta

donde aguanta para no responder el otro.

 

Fuente: Suplemento Al Filo de la Jornada

No hay comentarios.:

radioamloTV