::::

martes, noviembre 04, 2008

En Brasil se requiere derrumbar la "República" del Banco Central.


En Brasil se requiere derrumbar la "República" del Banco Central.
Reseña Estratégica, 31 de octubre de 2008 (www.msia.org.br).

Finalmente el gobierno de Brasil tuvo que aceptar públicamente que el tsunami financiero lo afectó y tuvo que tomar algunas medidas. Hasta el momento la respuesta del gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva había sido determinada por la hegemonía que ejerce en la política económica el Banco Central (BC) que no ha sido otra cosa que un fiel representante de los intereses del sector financiero.

Quizá, ningún otro presidente del Banco Central había sido tan fiel representante de aquellos como el actual Enrique Meirelles, cuyo nombramiento fue impuesto al gobierno de Lula como condición para no tener problemas con las altas finanzas, tras su victoria en el primer turno de la elección presidencial de 2002. Con una independencia operacional efectiva, como lo marca el modelo de los "bancos centrales independientes", vigente en gran parte del mundo, el BC se convirtió en el árbitro de facto de la política económica nacional, principalmente con la persistente política de altas tasas de interés y la artificial valorización del real frente al dólar estadounidense. Un paraíso para el sistema bancario en pos de la usura, pero un daño para el sector productivo de la economía.

La reunión de esta semana del Consejo de Política Monetaria del BC denota con claridad porque hablamos de una "República de Meirelles". Mientras que la mayoría de los bancos centrales de los países más afectados por la crisis reducen los intereses básicos para incentivar la economía, aquí se mantiene inamovible, y hasta ya se amenaza con elevarlos a pesar de que en la actualidad son del 13,75% al año.

Otra demostración del poder financiero fue la decisión de irrigar la economía con crédito bancario proveniente de la reducción de los depósitos compulsorios que los bancos son obligados a depositar en el BC, lo que debería poner a disposición cerca de 50 mil millones de reales para prestar al sector productivo.


Sucede que, como también aconteció en los EUA, los bancos nacionales simplemente utilizaron los excedentes disponibles para comprar títulos del Tesoro. En una iniciativa patética, el presidente Lula da Silva le pidió a los banqueros que "abrieran las llaves", la respuesta fue que la prioridad de ellos es construir "un muro de liquidez", atraídos por la altas tasas de interés.

De la misma manera, las operaciones de "swap cambiario" del BC para intentar contener la alza del dólar se efectúan con una lógica estrictamente vinculada a los intereses financieros. Como criticó el gobernador de Sáo Paulo, José Serra, tales operaciones traerán daños, sí el dólar continua subiendo. "El Banco Central está entregando dinero gratis para los (bancos) lo que me parece intencional para no quedar mal con ellos", afirmó al diario Folha de São Paulo el 24 de octubre pasado. Serra defendió que la inyección de recursos financieros en el mercado debería hacerse por medio de las instituciones oficiales que repasen los dólares directamente a las empresas afectadas: "El Banco Central está cometiendo errores, pues esta vendiendo dólares de las reservas cambiarias y líneas de financiamiento para los exportadores intermediadas por los dealers que tienden a quedarse con los dólares".

Es claro que además de recuperar su soberanía en el Banco Central el Gobierno Federal debía tomar medidas drásticas para impedir que la economía real sea tragada por el tsunami que azota los mercados financieros del Hemisferio Norte.

La primera medida es decretar de inmediato la centralización del cambio para acabar con los nocivos efectos sobre el comercio exterior.

La segunda, es inyectar crédito directamente a través de los organismos públicos como el Banco de Brasil, la Caja Económica Federal, y otros.

La tercera, anular y prohibir los contratos de derivados financieros.

La cuarta, crear un fondo de inversiones para proyectos de infraestructura, y en el mismo sentido avanzar con el programa de integración de América del Sur.



::Democracia Ya, Patria Para Todos. Apoyando al Lic. Andrés Manuel López Obrador en 2008::

No hay comentarios.:

radioamloTV