::::

sábado, junio 02, 2012

LOS RAYOS INFRAROJOS DESCUBRIRÁN A LOS PERVERSOS.

Por: Javier Mendoza Aubert.

Dos días antes, como si fueran a estar recluidos en un refugio atómico de los años 50´s, ocho personas ingresan a un edificio que fungirá como sede de un Consejo Distrital en algún Distrito Electoral Federal de cualquier ciudad de importancia poblacional de la República Mexicana. Están pertrechados con: agua, comida, equipo de cómputo, calculadoras y papelería electoral duplicada. El agua y la comida es suficiente para un promedio de 5 ó 6 días, los cuales pasarán en un lugar escondido y estrecho de la casa por el día, saliendo de su escondite por la noche para desarrollar la labor para la cual fueron contratados: sustituir las hojas de conteo, votos y demás elementos de la paquetería electoral, haciendo coincidir los números unitaria y estadísticamente para asemejar una conducta "normal", sin inconsistencias, en la elección verificada, y orquestando el triunfo del candidato que ha fraguado esa perversidad.

Noche con noche salen de su apretado escondite una vez que se haya retirado el equipo de personas que el IFE autoriza para "contar" los votos, equipo compuesto por Consejeros Electorales, Representantes de los Partidos Políticos contendientes y Vocales miembros del IFE ... en tanto el ejército "resguarda" la integridad del edificio impidiendo que "alguien" entre o salga sin autorización.

La primera noche es crucial: con enferma obsesión y rapidez abren paquetes, sustituyen los votos, duplican firmas, hasta hacer coincidir todo, calculadora en mano. Las otras noches solo se dedican a retocar algún paquete, hacer que todo coincida según el plan que previamente han diseñado. Por lo general las 3 personas líderes del grupo son estadígrafos, matemáticos o actuarios acostumbrados al manejo de los números.

Una vez terminada su labor solo les resta permanecer ahí, escondidos, a que termine el proceso de conteo de las Elecciones, a que los paquetes los concentre el IFE y a que el ejército se retire habiendo resguardado la valiosa papelería, como corresponde a un país civilizado y democrático. Entonces salen del edificio sin que ningún mortal lo note, y cobran sus servicios con cantidades que se ajustan a su "abnegada" paciencia y delicada labor. Por lo general el cobro se realiza en las oficinas del PRI.

Esta escena que he logrado detallar la he imaginado en base a información de un desertor piísta que le concedió una entrevista hace 4 años a Rubén Luengas en su programa EN CONTEXTO de la televisión Nortemaericana, link http://www.youtube.com/watch?v=MdzyI-aga7g

No es necesario ser un virtuoso de la fábula, o un periodista consumado, para darse cuenta de que es perfectamente factible lo expresado por el informante. Desde hace muchos años algo muy negro y podrido ha estado gobernando este país, y eso todos lo sabemos.

Ante esta canallada, que bien se puede repetir en estas elecciones presidenciales del 2012, y que sólo dios sabe cuántas veces se ha realizado de igual o similar manera a la detallada, yo propongo adquirir cámaras infrarojas -similares a las usadas por el ejército de EEUU- que detectan el calor de cuerpos vivos, para vigilar las 24 horas los recintos que fungirán como sedes de los Consejos Distritales, conteniendo paquetería electoral. Propongo descubrir así a cualquiera que esté escondido en esas casas, detenerlo y fincarle un juicio correspondiente a su delito.

De esta forma los rayos infrarojos descubrirán a los perversos, y nuestra capacidad de admiración ante la infamia se verá resarcida con un elemental acto de justicia.



No hay comentarios.:

radioamloTV